La selección nacional de los diez pares de zapatillas: Así se vive el triatlón en Nepal
Actualidad / La selección nacional de los diez pares de zapatillas: Así se vive el triatlón en Nepal

La selección nacional de los diez pares de zapatillas: Así se vive el triatlón en Nepal

Nepal se encuentra en pleno Himalaya, la cordillera más alta de la Tierra. En su territorio encontramos ocho de los catorce ochomiles, entre ellos el Monte Everest, el pico más alto del mundo. No tiene salida al mar. En abril de 2015 el país se vio sometido por un terremoto que dejó casi 9.000 fallecidos, 22.000 heridos y nueve millones y medio de personas con necesidades de ayuda humanitaria. Hay zonas sin agua corriente y el año pasado la población sufría cortes de luz de entre 16 y 19 horas al día.

Con estas circunstancias parece una completa locura pensar que hasta allí haya llegado un deporte como el nuestro, y más aún, que haya gente que deposite toda su ilusión en él. Sin embargo, las realidad es, en muchas ocasiones, la única con capacidad para superar a la ficción y crear un guión que debe ser contado.

Vicent Beltrán lleva vida y media ligado al deporte y hace unos años decidió convertir el triatlón en su modo de vida. Actualmente trabaja dando cursos de formación para la ITU y como responsable de desarrollo por Asia y por Europa. Su última aventura lo ha llevado hasta Nepal, allí llegó de la mano del fondo de Solidaridad Olímpica del COI, "un programa gestionado por la ITU que destina fondos para federaciones catalogadas como emergentes: aquellas que tienen poquitos recursos".

Iniciativa como estás hacen posible que Beltrán haya impartido durante cinco días un curso para entrenadores nivel 1. El programa, que ya lo había llevado antes a Líbano, Costa de Marfil, Argentina o Costa Rica, cubre todos los costes de desplazamiento, vuelos y alojamientos además de aportar un pequeña parte para que estas federaciones "puedan arrancar".

La historia del triatlón en Nepal

En 2011 un nepalí casado con una alemana volvió a su país tras jubilarse y decidió poner en marcha lo que hoy en día conocemos como Nepal Triathlon Association (NTA). Siete años después Nilendra Raj Shrestha, que además es organizador del maratón de Katmandú, ha sido elegido Presidente de la federación de Nepal. El fue -y sigue siendo- el mayor motor del triatlón en Nepal. "Históricamente es el que ha llevado allí el deporte y es el que está poniendo mucho dinero de su bolsillo para que sucedan cosas", explica Vicent Beltrán.

Vicent Beltrán con el presidente de la Federeación de Triatlón en Nepal
Foto: Vicent Beltrán

En Nepal sorprenden infinidad de situaciones. Una de ellas es que a pesar de las dificultades "hay gente trabajando para que sucedan cosas", afirma Beltrán. "Hay muchas limitaciones de infraestructuras, de material. También económico, pero hay carreras", y el culpable de todo esto es Nilendra.

A Vicent una de las cosas que más le impacto al llegar fue el hecho de que hubiera "diez entrenadores con muchísimas ganas de trabajar, con proyectos ya en marcha para crear escuelas y organizar eventos a pesar de todas esas limitaciones". El entrenador español destaca la calidad del equipo humano en la federación nepalí. "Es muy compacto, trabajan como familia".

Ejemplo de ello es la reciente prueba celebrada en Pokhara, dentro del marco de los Campeonatos de Triatlón de Asia del Sur: "Allí estaba el presidente pegando moquetas, el secretario colocando barras en la transición y todo el mundo colaborando", explica Beltrán que insiste en la cohesión del equipo humano en el objetivo de desarrollar el triatlón, "algo que en un país como Nepal no es fácil".

Diez pares de zapatillas para todo un equipo

"Hay diez bicicletas y diez pares de zapatillas para todos los deportistas del equipo nacional", cuenta Vicent. En algunas pruebas algunos chicos han tenido que correr con bicicleta de montaña porque no hay suficientes bicis de carretera. Tampoco pueden correr todos a la vez: "Mientras unos hacen series, otros hacen otra cosa. Luego se cambian las zapatillas y a correr con las que te toquen. Te vengan bien o no te vengan bien".

Cuando partió hacía Nepal se llevó una maleta de material. Otros como Omar Tayara o la Federación Valenciana también tomaron partido en la causa. Recibir cosas tan absurdas como gafas o gorros de natación para ellos "era como si estuviesen viendo a Dios", relata el que fuera también seleccionador nacional de Kuwait.

"En 2016, cuando compitieron en India, llegaron sin tritraje y se llegó a un acuerdo con Taymory", explica. Pero a día de hoy ni si quiera cuentan con ropa para todos y la que hay la pagó el presidente de su bolsillo. Toda esta locura cobra sentido cuando descubrimos que en Nepal un sueldo normal se sitúa en 250$.

No reciben nada del Comité Olímpico del país, no hay dinero y "en la federación se miran hasta las fotocopias" sentencia Beltrán. "Yo estando allí me hubiera rendido ya", bromea.

Selección Triatlón en Nepal
Foto: Vicent Beltrán

Las carencias son tales que en la última carrera de Pokhara los nepalíes llevaban cincos meses sin nadar. "El día de antes que hicieron algo de activación fue su primera sesión de natación en cinco meses". ¿Por qué? La única piscina cubierta que había se destruyó con los terremotos de 2015 y se está reconstruyendo desde entonces. En un lugar donde "todo es prácticamente a mano y no hay maquinaria" necesitan su tiempo. "No va a estar terminada hasta el año que viene, que albergarán los South Asian Games, por eso ahora no han podido nadar en invierno al no tener piscina cubierta", explica.

Calidad humana

Pese a esta precaria situación allí no se protesta y bajan los brazos: "Buscan la solución y son felices con lo que tienen", asegura Beltrán. Durante el trascurso de la formación había momentos en los que sufrían cortes de luz. El formador de la ITU trató de explicar al presidente de la federación nepalí las dificultad que aquello suponía para desarrollar el curso; ¿su respuesta? "Ahora estamos genial, hace un año teníamos entre 16 y 19 horas de cortes de luz al día, esto está de lujo", dijo Nilendra dando una clase magistral de resiliencia.

"Ellos no quieren el pez, quieren que les enseñen a pescar", asegura Vicent. Tras proponer a la federación la posibilidad de organizar alguna charla o workshop en España y recaudar fondos la respuesta fue clara: "No quieren que les manden dinero, no quieren caridad". En Nepal apuestan por la formación de sus entrenadores, por la llegada de nuevos programas de desarrollo, así como de pruebas que paguen una tasa por recibir el aval de la federación.

Es tal la calidad humana que tras los terremotos de 2015, que prácticamente destruyeron la ciudad de Katmandú y en los que la federación se quedó sin nada, la ITU lanzó un programa solidario con el que se recaudaron 10.000$ y que la propia federación acabó donando para construir una escuela.

Tras muchos años viajando es la primera vez que este responsable de desarrollo de la ITU quiere involucrarse personalmente con una federación. "Ahora me han contagiado y voy a arrancar un par de campañas solidarias para llevar algo de material para allí, porque se les ve con ganas y creo que hay un gran potencial en el país".

Una federación novata

Durante los cinco días de formación hubo anécdotas divertidas o al menos curiosas. Como parte del curso se ponen un serie de vídeos de las Series Mundiales y de varias carreras. "No habían visto nunca un vídeo de las Series Mundiales", exclama el formador, "ellos el triatlón lo conocen por lo que llegó allí con Milendra y lo que han ido conociendo en las carreras". Los triatletas empiezan a moverse por redes sociales, pero "los entrenadores no tienen ni idea de quién es Javier Gómez Noya o los Hermanos Brownlee", apunta entre risas Beltrán.

Triatlón en Nepal
Foto: Vicent Beltrán

Otra anécdota llegó con un vídeo de Eric Lagerstrom, en la WTS de Montreal, donde va narrando un poco la carrera, con los datos de sus vatios y demás. "Este lo utilizamos para que vean que es lo que pasa dentro de un pelotón en unas Series Mundiales", matiza Beltrán. Lo curioso del momento fue ver las caras de asombro de los aspirantes a entrenadores cuando se les habló de vatios: "Tuve que explicarles que era un potenciómetro".

Pero, como se plantea el castellonense: "¿para qué vamos a hablar de consumo máximo de oxígeno si lo que me interesa ahora es saber cómo voy a comprar zapatillas para mi gente?".

El futuro del triatlón en Nepal

"La seguridad y las carreteras están muy complicadas", apunta. La bici de ruta es una opción difícil de barajar en un país inundado del tráfico de camiones entre India y China. Por eso ve una salida en pruebas tipo XTERRA, duatlón y triatlón cross. Nepal reúne unas condiciones muy favorables: "Hay muy buena combinación, vuelos baratos y los paisajes son espectaculares". En la última prueba de Pokhara se nada en un lago a los pies del Himalaya; "en un día despejado puedes estar nadando en el lago y ver el Anapurna, es tremendo", explica el de Castellón, que ve en la organización de pruebas y en el turismo deportivo el futuro del desarrollo económico del triatlón en Nepal.

A día de hoy hay proyectos que quieren ver la luz para intentar que Nepal no sea sólo un país de montañismo, sino que sea una opción también para el Mountain Bike. "Solo faltan los apoyos suficientes para que se pueda convertir en una referencia", opina Beltrán, que asegura que "están las ganas de trabajar, faltan los recursos".

ARTÍCULOS RELACIONADOS