Salud y Nutrición / Triatlón / "No tengo ganas de entrenar": cómo romper con la desmotivación post COVID

"No tengo ganas de entrenar": cómo romper con la desmotivación post COVID

"No tengo ganas de entrenar". Frase muy habitual. Y es que mantener la motivación en tiempos de coronavirus no siempre es fácil.

El mundo ha cambiado irremediablemente y la normalidad que conocíamos ha sido sustituida por malas noticias, estrés e incertidumbre.

Mientras las normas cambian constantemente, también lo hace la naturaleza de los entrenamientos. Cambian los horarios, las citas que teníais programadas para este año e, inevitablemente, también tu energía va dando tumbos.

Sin embargo, hay que tener en mente que la motivación no solo proviene de los factores externos. Es cierto que parece difícil encontrar objetivos para entrenar, y más en una disciplina tan exigente como el triatlón, en un momento en el que es imposible saber si la pruebas podrán celebrarse.

Pero debes tener en mente que la motivación también se puede entrenar y puedes conseguir aumentarla e incluso recuperarla si has llegado a perderla.

¿Qué hago si he perdido la motivación?

Desde nuestro punto de vista, hay seis consejos que podemos compartir contigo para evitar ese "no tengo ganas de entrenar", tal como contaba Diego Rodríguez en nuestro canal de youtube (tienes el vídeo en la cabecera de este artículo).

Compra dorsales

Puede parecer una locura, teniendo en cuenta el nivel de incertidumbre al que nos enfrentamos día a día, pero hacerlo te ayudará a fijarte metas ordenadas en el tiempo y a cumplir pequeños objetivos durante los entrenamientos, con la vista puesta en un objetivo mayor.

Si temes que los organizadores no te devuelvan el dinero en caso de que el evento se cancele, infórmate de las condiciones de cada prueba y compra aquellas dorsales en las que te aseguren la devolución del dinero si la prueba no se celebra a causa del coronavirus.

Hacerlo también te ayudará a mantener la esperanza en una pronta mejoría de la situación sanitaria, puesto que marcar fechas en el calendario te ayudará a recordar que la situación actual no es para siempre.

Prueba otros deportes

Sabemos que el triatlón es tu pasión y que no hay nada que te guste más que nadar, pedalear y correr, pero recuerda que el mundo está plagado de diferentes disciplinas que quizás sean más fáciles de practicar ahora.

No tengas miedo de cambiar los entrenamientos por partidos de pádel o por otros deportes que, quizás por su naturaleza de equipo, o por tener una exigencia más baja, puedan resultarte más gratificantes en la situación actual.

pádel
Foto: Envato Elements

Ponle freno a las ambiciones

Si no eres uno de los pocos afortunados que puede dedicar su vida al triatlón, intenta frenar tu autoexigencia.

Es lógico que quieras dar lo mejor de ti mismo, pero ten en cuenta que el triatlón es un hobbie y que convertirlo en una obligación no siempre será la mejor idea.

Intenta centrarte en disfrutar y en lograr pequeñas metas. Aleja tu mente de la victoria y celebra cada paso por el simple hecho de que puedes hacer lo que te gusta.

Disfruta

Puede parecer obvio, pero es fácil olvidarse de disfrutar si el ansia de competición nubla nuestros sentidos.

Si estás desmotivado porque ya no disfrutas de los entrenamientos, trata de escuchar lo que pide tu cuerpo y no tengas miedo de bajar la intensidad. No es un delito no lograr el máximo rendimiento, ni perder forma física.

Ten en cuenta que, cuando todo esto pase, seguirá habiendo competiciones y podrás recuperar aquello que has perdido.

Mientras tanto, prueba a hacer de tus entrenamientos algo divertido: compártelo con un amigo, escucha tu música preferida y, en definitiva, cambia aquellas partes de tu rutina que no te hagan feliz.

running en grupo
Foto: Envato Elements

Sé flexible

No, no hablamos de ser flexibles en el sentido físico. Permítete abordar los entrenamientos desde una óptica diferente para conseguir romper con la rutina.

Deja atrás la presión y el agobio: no tengas miedo de aplicar la flexibilidad de las circunstancias actuales a tu calendario de entrenamientos.

Sé flexible también contigo mismo: si no logras encontrar una fuente de motivación y los entrenamientos te agobian, permítete descansar y reponer fuerzas hasta que recuperes las ganas.

Permítete descansar

Encuentra tiempo para hacer aquello que te relaja y no tengas miedo de perder forma. En la situación actual es fundamental cuidar tu salud mental de las constantes amenazas, ya tendrás tiempo para poner tu físico a punto.

Con la incertidumbre actual no pasa nada si pierdes la forma. Podrás recuperarla cuando la situación vuelva a la normalidad y recuperes la motivación ante la certeza de que habrá competiciones

En resumen, si te viene a la cabeza eso de "no tengo ganas de entrenar" no tengas miedo de tomarte menos en serio el deporte. Trata de no agobiarte y ten en mente (si no eres de los pocos afortunados que se dedican a ello) que el triatlón es un hobbie.

ARTÍCULOS RELACIONADOS