El fin de una época negra: ¿se ha acabado con el drafting?
Foto: Race Ranger // Instagram
Actualidad / Triatlón / El fin de una época negra: ¿se ha acabado con el drafting?

El fin de una época negra: ¿se ha acabado con el drafting?

La práctica del drafting, o ir a rueda por su acepción en castellano, es una de las grandes lacras del triatlón de media y larga distancia, por no decir la más grande.

Para los neófitos: esta estrategia consiste en aprovechar el rebufo del corredor que va delante para reducir la resistencia al aire y, por tanto, ahorrar energía. Es decir: es hacer trampas para gastar menos fuerzas a lo largo de los 90 o 180 kilómetros del segmento de ciclismo.

Aunque esta práctica está prohibida, lo cierto es que es difícil de controlar y penalizar.

Además, la falta de criterios objetivos para determinar si un deportista se encuentra en la zona de drafting o no ha provocado en ocasiones situaciones injustas y controversias en torno a las sanciones, como ha ocurrido recientemente con Laura Philipp en Kona o con Sam Long en el Campeonato del Mundo de IRONMAN 70.3.

Sam Long ciclismo
Foto: PTO

Pero, ¿y si existiera una tecnología capaz de detectar automáticamente el drafting y evitar estas situaciones? Esto es precisamente lo que propone RaceRanger, una revolucionaria tecnología que podría acabar con el drafting y que ya se ha probado en dos pruebas: Half Tauranga y Challenge Wanaka.

¿Cómo funciona RaceRanger?

El sistema de sensores electrónicos RaceRanger ha sido diseñado para vigilar el problema del drafting en el segmento ciclista de los triatlones sin drafting.

Desarrollado por dos triatletas neozelandeses, James Elvery y Dylan McNeice, RaceRanger consta de dos unidades electrónicas que todo triatleta debe colocar en sus bicicletas, una en la parte delantera y otra en la trasera.

Estas unidades realizan mediciones precisas de la distancia entre los triatletas durante el recorrido y son capaces de emitir diferentes señales luminosas en función de la situación.

Otra característica destacable es que los deportistas no podrán escaparse del penalty box y no necesitarán quien los controle de manera directa. Con RaceRanger, toda la información queda registrada informáticamente y los atletas reciben la señal que les obliga a parar en sus dispositivos.

El sistema ha sido desarrollado durante los últimos cinco años en colaboración con World Triathlon, y con el apoyo de la Universidad de Canterbury. Tras el periodo de prueba, el sistema será revisado, y su uso y desarrollo futuros se alinearán e integrarán con los futuros ajustes de las reglas de competición de World Triathlon según sea necesario.

race ranger
Foto: Race Ranger // Instagram

La opinión de los triatletas que lo han usado

Varios triatletas han tenido la oportunidad de probar el sistema RaceRanger. Todos ellos han destacado las ventajas de contar con una herramienta que elimina la subjetividad de las decisiones arbitrales y permite a los deportistas competir en igualdad de condiciones.

Sebastian Kienle, tercero hace unos días en el Integrity Homes Challenge Wanaka, ha afirmado que "es la herramienta perfecta para el momento perfecto".

Según el alemán, el sistema es una "herramienta muy valiosa para los atletas, los árbitros y el público, ya que todo el mundo puede ver las señales luminosas. No hay excusas para cometer infracciones".

Mike Phillips, el atleta local que lideró la carrera durante gran parte del recorrido, ha valorado positivamente el uso de RaceRanger en la prueba: "Fue diferente a Tauranga, con 20 metros, lo que lo hizo mucho más justo. Puedes tener la confianza de poner la cabeza abajo y empujar fuerte, sabiendo que el corredor de atrás está a una buena distancia y tiene que trabajar tan duro como tú".

Grace Thek, la triatleta que se llevó la victoria en la carrera femenina, ha destacado el feedback proporcionado por el sistema RaceRanger: "Vi cómo funcionaba y me gustó mucho. Creo que es un gran avance para el deporte y que será increíble en el futuro. Hubo un momento en el que pasó de rojo a azul de inmediato y no había naranja, pero eso fue lo único. De lo contrario, estaba funcionando muy bien".

Els Visser, que remontó desde la parte trasera de la carrera hasta la cabeza de carrera en el segmento ciclista, ha destacado la utilidad de RaceRanger para los triatletas: "Cuando iba detrás de Lotte, podía verlo perfectamente. Me acercaba y todavía estaba en rojo, y luego cuando se volvía azul en la zona de los 20 metros, sabía que tenía que adelantar. Fue súper útil".

Mas justicia en las carreras

Sin embargo, algunos atletas como Caleb Noble están de acuerdo en que el sistema puede hacer que las carreras sean más justas: "Realmente hace que corras de manera honesta, y disfruto de ello. Creo que debería estar disponible en el futuro, y realmente puedes ver los colores brillantes".

Otro atleta que ha probado el sistema es Sam Osborne, quien declaró: "Todo lo que hable es poco", explicaba el australiano. "Creo que el futuro es RaceRanger y necesitamos tenerlo en todas las grandes carreras. Creo que se están dando demasiadas penalizaciones que tal vez no sean necesarias y esto limpiaría las carreras".

¿Se ha acabado ya con el drafting?

La respuesta es no, pero RaceRanger ha demostrado ser un paso importante hacia la eliminación de las controversias y la subjetividad en torno a las reglas del drafting.

Algunos triatletas lo ven como una herramienta valiosa que podría contribuir a hacer que las carreras sean más justas y mejorar la experiencia para todos los atletas. Sin embargo, el éxito de RaceRanger dependerá en última instancia de la aceptación y adopción de la tecnología por parte de los organizadores de carreras y las federaciones deportivas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS