Foto: ITU Media // Wagner Araujo
Pablo Dapena, sexto en el Campeonato del Mundo de LD; Víctor Arroyo y Saleta Castro, octavos

Pablo Dapena, sexto en el Campeonato del Mundo de LD; Víctor Arroyo y Saleta Castro, octavos

"Necesito que me salga un día espléndido, pero voy a darlo todo", nos decía hace unos días Pablo Dapena.

El hasta hoy subcampeón del mundo de LD, después de su segunda plaza en Pontevedra 2019, se enfrentaba en tierras neerlandesas a un reto nada sencillo: competir en distancia IRONMAN.

Para él la apreciación es muy importante, ya que tanto su título en Fyn hace tres temporadas, como la segunda plaza en casa de 2019, se habían disputado sobre distancia WT, tres kilómetros nadando, 120 de ciclismo y 30 finales de carrera a pie.

Pese a que ha ido de menos a más a lo largo de toda la competición, los 180 kilómetros de segmento ciclista han abierto una brecha suficientemente grande con el grupo de cabeza como para poder pelear las plazas de podio.

Pablo Dapena

Media distancia // España
Todas las noticias

Por su parte, Víctor Arroyo ha logrado su objetivo, entrar en el TOP10. El mostoleño ha logrado recuperar ocho puestos en la carrera a pie y finalizar la carrera en octava posición, con un tiempo de 8:00:17.

En la prueba femenina, gran resultado para Saleta Castro. La gallega, discípula precisamente de Víctor Arroyo, remontaba también en la carrera a pie para terminar octava.

Natación en el grupo de cabeza

En la prueba masculina, salía Pablo Dapena entre los siete triatletas de cabeza en la natación, pero poco a poco veía como Kristian Høgenhaug y Jesper Svensson abrián distancia.

A los pocos kilómetros de comenzar el segmento uno de los principales rivales para la victoria, el norteamericano Starykowicz, tenía que decir adiós a la competición.

"Me dieron una patada o un puñetazo en la cabeza en los primeros metros de la carrera y sufrí síntomas de conmoción cerebral", escribía a media mañana en su cuenta de twitter.

"No sé cómo pude aguantar la natación. Me caí en la transición, me tropecé con las barreras al subirme en la bicicleta, después de la tercera salida de la carretera, decidí abandonar".

A medida que avanzaba la competición, Pablo iba sufriendo más con respecto a sus rivales, alcanzando la T2 a más de diez minutos.

pablo dapena
Foto: Challenge Family // José Luis Hourcade

Duelo en cabeza hasta el kilómetro 30

En cabeza, el danés Høgenhaug y el sueco Svensson protagonizaban el curioso duelo del día, yendo juntos en la carrera a pie prácticamente 30 kilómetros.

Incluso se les podía ver charlar de manera animada a lo largo del recorrido. Pese a que a medio segmento les daba alcance Evert Scheltinga -de manera efímera, porque finalmente hasta perdería la tercera plaza-, Høgenhaug lograría escaparse y no abandonar la primera plaza hasta meta.

El de BMC lograba así, tras cuatro intentos, el triunfo en Challenge Almere: segundo en 2019, tercero en 2018 y cuarto en 2017. Curiosa progresión.

Y lo hacía con un increíble tiempo de 7:37:59, la tercera mejor marca de la historia en larga distancia.

Pablo, por su parte, poco a poco iba dando alcance a rivales: Milan Brons, Antony Costes o Per van Vlerken veían como el discípulo de Carlos Prieto les superaba.

No obstante, los ocho kilómetros finales se le atragantaban, tenía que bajar el ritmo y finalmente, pese a verse durante un tiempo quinto, tenía que ceder la posición a Thomas Sterger.

Afortundamente podía aguantar la plaza, aunque entraba en meta con apenas doce segundos sobre el checo Tomas Renc.

La gran remontada de Víctor Arroyo

Víctor Arroyo, por su parte, ha demostrado su calidad en el tercero de los segmentos, donde ha logrado ascender de la décimosexta posición hasta entrar octavo en meta.

Un dato: su maratón ha sido la más rápida de todos los participantes, con un tiempo de 2:38:48. Son tres minutos más rápido que el ganador de la prueba, que ha necesitado 2:41:38 para completar los 42 kilómetros.

"Creo que puedo hacer TOP8 si todo sale bien" nos decía hace unos días. Así que ha de estar contento el vigente Campeón de España de Ld.

Saleta Castro se reencuentra con la larga distancia

Saleta Castro llevaba desde el 30 de junio de 2019 sin competir en larga distancia, cuando fue quinta en IRONMAN Frankfurt.

Desde entonces una pandemia y la incertidumbre le habían hecho competir en muy pocas ocasiones, y cambiar de entrenador hace apenas unas semanas. Escogía finalmente a Víctor Arroyo y la decisión no ha podido ser mejor.

De menos a más, como su tutor, Saleta ha sacado a relucir su gran carrera a pie y logrado remontar varias posiciones, terminando finalmente octava.

La prueba ha sido ganada por la gran favorita, la holandesa Sarissa de Vries, que se resarce así del mal resultado logrado en The Championship.

Le han acompañado en el podio Manon Genet y la danesa Michelle Vesterby.

ARTÍCULOS RELACIONADOS