Pánico pre-competición: estrategias para evitarlo
Foto: Tyrone Bradley // Red Bull Content Pool
Trucos y curiosidades / Triatlón / Pánico pre-competición: estrategias para evitarlo

Pánico pre-competición: estrategias para evitarlo

Faltan sólo dos semanas para el gran objetivo del año y los nervios empiezan a apoderarse de ti. Da igual que lleves meses entrenando a la perfección, que hayas cumplido con todos los entrenamientos, que estés en tus mejores números de siempre: el pánico pre-competición siempre puede aparecer.

Es una situación a la que se enfrentan muchos deportistas, hayan entrenado lo suficiente o no, y que puede tirar por la borda todo el buen trabajo previo. Hay quien acaba tomando decisiones incorrectas con el material o quien acaba entrenando demasiado la semana de antes buscando un punto de confianza que no tiene. No es más que un intento del atleta de resistencia de controlar lo incontrolable y tiene como resultado la aparición de dudas y miedos obsesivos.

Se trata de algo "más común en los deportes de lo que piensas, y puede desarrollarse rápidamente con poca o ninguna advertencia”, explica la Dra. JoAnn Dahlkoetter, psicóloga de rendimiento, en Triathlete. “Hemos dedicado mucho tiempo al entrenamiento e invertido mucho de nosotros mismos y, sin embargo, podemos sentir que no estamos preparados para completar la carrera. A menudo imaginamos que muchas cosas van mal”.

Esta situación puede dar lugar a un mecanismo de "lucha o huida" del cuerpo: aparece una ansiedad que va más allá del nerviosismo normal previo a la carrera y se convierte en una ansiedad que debilita el rendimiento. 

Es aquí cuando los deportistas recurrimos a múltiples estrategias para recuperar la sensación de control y tratar de autoconvencernos de que estamos lo suficientemente preparados. Eso puede ser añadir entrenamientos que no estaban previstos, optar por unas zapatillas diferentes a última hora o probar estrategias nutricionales novedosas con la esperanza de obtener un impulso. 

challenge salida natación mareo deporte
Foto: Challenge Media

Sin embargo, estas decisiones pueden ser -y en la mayoría de caso son- contraproducentes: sacarse un entrenamiento extra de la manga la semana antes de una carrera no va a mejorar tu condición física (sólo conseguirá que llegues cansado en la línea de salida) y los cambios de última hora en el material o la alimentación son boletos de una lotería que reparte rozaduras, molestias o problemas gastrointestinales.

“Todos los atletas se ponen nerviosos antes de una competición. Cuando las dudas surgen, el pánico es una de las reacciones instintivas”,  apunta la entrenadora y experta en atención plena Christina Roberts. “Pero como me gusta decir, no puedes estudiar más para esta prueba”.

Consejos para evitar el pánico pre-competición

Estas son alguna de las estrategias que podemos usar para mantener el pánico bajo control:

Respira

El control de la respiración es una de las vías más rápida y eficiente para la relajación. Prueba a concentrarte y realizar 10 respiraciones abdominales lentas y profundas. Mientras inhalas, piensa: “Estoy respirando con fuerza”. Con cada exhalación: “Estoy exhalando tensión”. Esto ayuda a que el cuerpo y la mente se sincronicen y calma esa respuesta de lucha o huida.

Recuerda todo lo que has hecho bien

Cuando se acerca la competición siempre nos inundan las dudas. Es en ese momento cuando debes tomarte un tiempo para reflexionar sobre lo que has hecho bien en los meses previos, que seguro no es poco.

Párate, siéntate y recuerda todos los entrenamientos que han salido bien y todas las lecciones que has aprendido durante esos meses duros.  

Visualiza una buena historia

En los días previos a la carrera, imaginarte haciéndolo bien puede ser una buena estrategia para combatir el pánico. En este sentido, Dahlkoetter recomienda pensar exactamente la carrera que queremos y visualiza varios escenarios posibles para que estés mentalmente preparado para responder ante cualquier imprevisto.

Enfrenta tus miedos

La ansiedad aumenta cuando nos aislamos. Una manera de enfrentar las preocupaciones es hablar de ellas con alguien o escribirlas en un papel. Decir tus miedos en voz alta les resta poder. 

Además, debemos dividir las preocupaciones en dos grupos: por un lado las que podemos controlar, como por ejemplo preparar todo el material. Por otro lado, las que están fuera de nuestro dominio, como el clima. Una vez tengas formados los dos tipos, concéntrate sólo en las que puedes controlar.

Kristian Blummenfelt
Foto: YouTube / Mikal Iden

Distráete

Durante gran parte de nuestro tiempo, los deportistas dejamos de lado otros pasatiempos y aficiones porque estamos concentrados en el entrenamiento y la preparación. La semana previa a la carrera puede ser un buen momento para recuperarlos y dirigir así tu atención hacia otro lado. Coge el libro que tenías aparcado o retoma esa serie que dejaste a medias. Lo que sea, pero haz algo diferente.

Cíñete a tu plan

A veces, el pánico pre-competición nos lleva a buscar soluciones desesperadas y acabamos tomando decisiones erróneas. Siempre, antes de una carrera, recuerda algo muy importante: no pruebes nada nuevo.

Limítate a seguir las estrategias que ya has probado y que sabes que han funcionado en otras ocasiones.

ARTÍCULOS RELACIONADOS