De pesar 200 kilos a estar en el Campeonato del Mundo Ironman en Kona
Actualidad / Triatlón / De pesar 200 kilos a estar en el Campeonato del Mundo Ironman en Kona

De pesar 200 kilos a estar en el Campeonato del Mundo Ironman en Kona

Probablemente Markus Cook es la última persona que uno puede imaginarse como finisher de Ironman hasta que llegó el año 2015. Con un peso de 221 kilos, Markus no era precisamente un ejemplo a imitar de vida saludable. Pero, una vez perdidos unos cuantos kilos y un año después, probó el veneno del triatlón y ya no lo dejó nunca, incluso se ha convertido en inspiración para otras muchas personas a través de la iniciativa "Time to tri" en colaboración con USA Triathlon e Ironman.

Markus Cook

La historia de Marcus Cook

Hijo de un predicador, Marcus empezó a engordar ya de pequeño, viviendo en un hogar donde las cenas dominicales eran la norma y donde comer y socializar eran una misma cosa. Con los años, fue ganando cada vez más peso. A veces perdía algún kilo, fruto de alguna dieta e incluso alguna cirugía, pero en breve volvía a coger el peso perdido y se volvía a poner en los 220 kilos. En verano de 2015, un amigo que se estaba muriendo de cáncer le dio un buen consejo: "Me estoy muriendo por una enfermedad incurable. Tú te estás muriendo por tu propia elección".

Ese septiembre, Marcus se sometió a una cirugía de bypass gástrico. Pero lo que es más importante, experimentó un cambio en su forma de pensar - darse cuenta de que ésta podría ser su última oportunidad cambiar para siempre. Cambió su manera de comer y empezó a hacer ejercicio, primero paseando por su vecindario y, poco a poco, fue ampliando el perímetro hasta terminar corriendo. Después empezó con el ciclismo, y lo último fue la natación.

En menos de un año después de la operación hizo su primer triatlón sprint. Después llegaría un triatlón de distancia olímpica, el maratón en su ciudad natal de Houston. Un Ironman 70.3 terminado en abril de 2017. Tres semanas después, Marcus Cook hizo lo que muchos hubieran creído imposible un año y medio antes y 117 kilos menos: terminó el Ironman de Texas, con un tiempo de 16 horas y 31 minutos.

Mañana Marcus Cook estará mañana en Kona con el dorsal 107, como los kilos que tuvo que perder para convertirse primero en triatleta y luego en Ironman.

Fuente: bigtolittle.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS