Los principios básicos del entrenamiento (que hemos olvidado y conviene recordar)
Foto: Daniel Tengs / Red Bull Content Pool
Entrenamientos / Los principios básicos del entrenamiento (que hemos olvidado y conviene recordar)

Los principios básicos del entrenamiento (que hemos olvidado y conviene recordar)

Podríamos debatir sobre el entrenamiento polarizado, analizar la preparación de un deportista olímpico o seguir las recomendaciones claves de uno de los entrenadores más famosos del mundo. Pero el entrenamiento de resistencia, al igual que toda ciencia, también tiene unos principios básicos sin los que nada de lo que hagamos tiene sentido.

Los noruegos nos han hecho crees que es necesario todo un sofisticado equipo para rendir, pero basta con seguir unos conceptos sencillos, fácilmente aplicables por cualquier deportista, para mejorar mucho el rendimiento.

Ahí va un breve resumen de los principios básicos del entrenamiento y cómo puedes aplicarlos en tu preparación.

Especificidad

En su libro Entrenamiento Científico para Atletas de Resistencia, el Doctor Philip Skiba explica que "tu cuerpo se adaptará precisamente a la tensión que le pongas", así que la mejor manera de entrenar el rendimiento del ciclismo es pedalear, del mismo modo que para ser buen corredor hay que sumar muchas zancadas.

Además, una de las frases más utilizadas en el deporte para explicar que el hecho de competir bien, es consecuencia de entrenar bien señala que "se compite como se entrena". Por ello, debemos prepararnos para todo tipo de situaciones determinadas que podamos encontrar en carrera: cambios de ritmo, esprines, ritmos exigentes, pruebas de larga duración, etc.

Si eres triatleta de corta distancia es posible que tengas que soportar un ataque sostenido en el pelotón ciclista. Prepárate para ello.

Individualización

El entrenamiento personalizado es fundamental para acelerar la mejora del rendimiento. Cada deportista tiene unas características determinadas, así como unos objetivos concretos. Tu puente fuerte puede ser la debilidad de un compañero. El plan de entrenamiento tiene que funcionar para ti y abordar unas necesidades de desarrollo determinadas.

presión entrenador
Foto: Instagram Dan Lorang

Sobrecarga progresiva

El entrenamiento es un proceso largo y paciente. Es probable que, en un determinado momento de tu preparación, llegue a lo que se conoce como "meseta", un punto en el que tu rendimiento parece estancarse.

Para seguir mejorando, tienes que añadir más volumen, intensidad o complejidad al entrenamiento, pero de forma gradual. Una forma de cumplir este pilar es dar más carga a un deportista sólo cuando siente que la carga actual es fácil. De lo contrario, es probable que el caiga en el sobreentrenamiento, uno de los grandes enemigos de todo atleta ambicioso.

Variabilidad

Un deportista de resistencia necesita entrenar todas las intensidades (baja, moderada y alta). Además, también puede ser bueno introducir algunos patrones diferentes en la periodización tradicional. El entrenamiento de fuerza, el yoga o el pilates son complementos ideales para mejorar el desarrollo atlético.

Recuperación

La recuperación forma parte de lo que se conoce como "entrenamiento invisible". El cuerpo precisa de periodos en los que pueda descansar y volver a la homeostasis (capacidad de mantener una condición interna estable compensando los cambios del entorno).

No te olvides de añadir algunos días de recuperación después de cada bloque duro de entrenamiento, después de cada competición y al final de la temporada. El descanso es lo que impulsa un mayor rendimiento.

fernando alarza
Foto: World Triathlon // Wagner Araujo

Reversibilidad

El principio de reversibilidad advierte de que los beneficios obtenidos a través del entrenamiento se verán reducidos o se perderán completamente si el entrenamiento se reduce o suspende completamente.

Ser un deportista consistente es primordial si quieres conseguir un rendimiento a largo plazo.

Ajuste

La falta de flexibilidad en los entrenamientos y la fijación de objetivos rígidos son algunos de los errores habituales en deportista de resistencia.

El entrenamiento y nuestras metas pueden y deben variar en el tiempo en función de las circunstancias. La frecuencia con la que entrenas, la intensidad a la que lo haces, la duración de tu entrenamiento y el tipo de este deben poder ajustarse.

ARTÍCULOS RELACIONADOS