Foto: Envato Elements
Qué necesito para lanzarme a las aguas abiertas con seguridad

Qué necesito para lanzarme a las aguas abiertas con seguridad

Si de una cosa tenemos ganas los triatletas, después de una pretemporada sin poder catarlas, es de aguas abiertas. Poco a poco todo apunta a que vamos a poder disfrutar del triatlón, y la natación en exterior es clave para hacerlo con garantías.

Es por ello que, de la mano de los amigos de Trideporte, vamos a analizar cómo retomar las aguas abiertas con garantías y sin acometer riesgos.

La temperatura

Lo primero que hemos de tener claro es que en estas fechas hay gran parte de la Península en la que hace frío, y la temperatura del agua no es la que nos vamos a esperar a partir de mayo.

Así que hemos de ir acondicionados y protegidos para combatir este frío.

Nuestra recomendación es clara: estate al tanto de las temperaturas en exterior, tanto del aire como del agua, y organiza tu mochila para que no pases frío ni antes de entrar al agua, ni durante, ni después.

En este sentido lo primero que vas a tener que buscar es un neopreno específico de aguas abiertas, que por naturaleza tienen más grosor que los tradicionales de triatlón, más orientados a ser rápidos en competición. En la web de Trideporte puedes encontrar, por ejemplo, el Atlantic de Sailfish, que tiene una buena relación de grosor y flotabilidad.

Pero hay más: escarpines y guantes también son necesarios. HEAD cuenta con los modelos NEO3, que en ambos casos cuentan con tres milímetros de grosor, toda una garantía frente al frío.

Si los quieres echar un vistazo en detenimiento, en 2020 tuvimos la oportunidad de testear ambos.

La cabeza es otro punto importante que hay que resguardar. La marca francesa Dare2Tri tiene un modelo que soporta temperaturas del agua de hasta diez grados. Teniendo en cuenta que en abril y mayo las temperaturas del agua pueden rondar entre los 16 y los 22 grados, perfecto.

Después de nadar

Como decíamos, no solo hay que mantenerse con calor dentro del agua. También una vez que hemos acabado hay que recuperar sensaciones, y que la temperatura corporal vuelva a la normalidad lo antes posible. De ahí que te recomendamos que lleves varias toallas: una para secarte, y otra para mantener la temperatura mientras te cambias de ropa.

Consume alimentos ricos en hidratos de carbono nada más salir del agua -algún gel-, y si quieres, utiliza crema de calor para las extremidades. Mejorarán tus sensaciones.

La visibilidad

El otro gran punto clave a la hora de acudir a entrenar en aguas abiertas es la visibilidad.

Independientemente de que vayamos solos o acompañados (nuestra recomendación es obviamente ir acompañados), necesitamos algún elemento que permita que se nos vea en todo momento.

Este es, sin duda, la boya. Además de que prácticamente todas cuentan con compartimentos estanco que nos permiten guardar las llaves del coche, nutrición o incluso el móvil (aunque debería ir en una segunda bolsa estanco, por si acaso), son de colores fluorescentes y vistosos, que permiten que en caso de necesidad, pueda localizársenos desde la orilla.

Foto: Trideporte

En la web de Trideporte cuentas con varios modelos de boyas, de las cuales nosotros destacamos la de HEAD (que es la que utilizamos la pasada temporada), con capacidad de almacenamiento de hasta 20 litros, y la de Sailfish.

Si más allá de las aguas abiertas quieres probar el swimrun, uno de los deportes de moda, hasta de tener en cuenta que hay modelos específicos, más compactos y fácilmente transportables. La de ArchMax cuenta con una capacidad de hasta 16 litros.

ARTÍCULOS RELACIONADOS