Ritmo para correr: cómo la BPM de la música afecta tu rendimiento en el running
/ Running / Ritmo para correr: cómo la BPM de la música afecta tu rendimiento en el running

Ritmo para correr: cómo la BPM de la música afecta tu rendimiento en el running

El running es más que un simple ejercicio; es una experiencia que combina el cuerpo y la mente. Una de las herramientas más potentes para mejorar esta experiencia es la música. Pero, ¿sabías que el ritmo de la música, medido en 'Beats Per Minute' (BPM), influye significativamente en tu ritmo al correr? 

La ciencia detrás de la BPM y el ejercicio físico

La BPM de una canción no es solo un número; es un reflejo de su energía. En el contexto del ejercicio físico, diferentes BPM pueden inducir distintos niveles de intensidad en tu entrenamiento. Estudios científicos han demostrado que la música con un BPM más alto aumenta la frecuencia cardíaca y la motivación, lo que resulta crucial para sesiones de running intensas.

Un estudio realizado en 2020 por Nidhal Jebabli y su equipo, titulado "Listening to Preferred Music Improved Running Performance without Changing the Pacing Pattern during a 6 Minute Run Test with Young Male Adults", aporta evidencia científica valiosa en este ámbito.

Publicado en la revista "Sports (Basel)" y llevado a cabo por instituciones como la University of Jendouba y la University of Manouba, este estudio reveló que escuchar música preferida durante una prueba de carrera de 6 minutos mejoraba significativamente la distancia total cubierta y la velocidad media de carrera, además de reducir los niveles de lactato en sangre, sin alterar la estrategia de ritmo de los corredores. Este hallazgo subraya la influencia positiva de la música en el rendimiento del running.

Beneficios de correr al ritmo de la música

Correr al ritmo de la música no es solo una cuestión de entretenimiento; tiene implicaciones profundas en el rendimiento físico y mental de los corredores. Primero, la música actúa como un poderoso estimulante emocional. Ritmos enérgicos y melodías inspiradoras aumentan la motivación y el estado de ánimo, transformando una rutina de ejercicio en una experiencia más agradable y menos fatigante. Esto se traduce en una mayor disposición para realizar esfuerzos prolongados o intensos, lo que es esencial en entrenamientos de resistencia.

entrenar enfermo
Foto: Canva

En segundo lugar, la sincronización con el ritmo musical mejora la eficiencia del running. Cuando los corredores ajustan su cadencia al BPM de la música, tienden a desarrollar un patrón de paso más regular y económico. Esta sincronización ayuda a mantener un ritmo constante, y además que también reduce la variabilidad en el gasto energético, lo que es crucial para el running de larga distancia. La música con un ritmo constante y predecible facilita esta sincronización, lo que lleva a un mejor rendimiento en carreras prolongadas.

Por último, la música tiene el potencial de desviar la atención del corredor del esfuerzo físico y la fatiga. Al concentrarse en la música, los corredores encuentran más fácil manejar el estrés y el dolor asociados con el ejercicio intenso. Esta distracción cognitiva es particularmente útil durante carreras difíciles o en los últimos tramos de una competición, donde la fatiga mental es tan desafiante como la fatiga física.

BPM óptimo para diferentes intensidades de running

El BPM óptimo para running varía según la intensidad y los objetivos del entrenamiento. Para carreras ligeras o de recuperación, un BPM en el rango de 120-140 es ideal. Estas velocidades más lentas ayudan a mantener un ritmo constante y cómodo, favoreciendo la recuperación y el entrenamiento de resistencia a baja intensidad. Por otro lado, para entrenamientos moderados o carreras a ritmo, un BPM de 140-160 es más adecuado. Este rango más rápido ayuda a aumentar la frecuencia cardíaca y la intensidad del entrenamiento sin llegar a ser abrumador.

Para entrenamientos de alta intensidad, como intervalos o sprints, se recomienda un BPM de más de 160. Estas canciones rápidas y enérgicas proporcionan la motivación y el ritmo necesarios para empujar los límites de la velocidad y la resistencia. Sin embargo, es importante equilibrar la intensidad con la capacidad personal. La música no debe forzar un ritmo que resulte incómodo o insostenible, debe complementar y mejorar la experiencia de running. Experimentar con diferentes BPM te ayudará a encontrar el equilibrio perfecto para cada tipo de entrenamiento.

correr
Fuente: Envato Elements

Cómo elegir las canciones correctas para correr y crear tu lista de reproducción perfecta

Elegir la música adecuada para correr y crear una lista de reproducción óptima es un arte que combina preferencias personales con principios científicos. El primer paso es considerar el BPM (Beats Per Minute) de las canciones.

Al construir tu lista de reproducción, es importante considerar la duración y la intensidad de tu entrenamiento. Comienza con canciones de menor BPM para calentar, aumentando gradualmente el BPM a medida que avanzas hacia la parte más intensa de tu entrenamiento. Para la fase de enfriamiento, selecciona pistas con un ritmo más lento. Esta progresión no solo te ayudará a preparar y recuperar tu cuerpo de manera efectiva, sino que también mejorará tu experiencia de running, haciéndola más dinámica y emocionante.

Además, la selección de música debe reflejar tus gustos personalesLa música que disfrutas tiene un mayor impacto en tu motivación y estado de ánimo. Experimenta con diferentes géneros y tempos para encontrar lo que mejor se adapta a tu estilo de running. Recuerda, la lista de reproducción perfecta para correr es aquella que te inspira, te motiva y se sincroniza con el ritmo de tu entrenamiento.

ARTÍCULOS RELACIONADOS