Rob Allen se cansa de las mentiras: desenmascarando los mitos de la nutrición moderna
Fuente: Canva
Salud y Nutrición / Triatlón / Rob Allen se cansa de las mentiras: desenmascarando los mitos de la nutrición moderna

Rob Allen se cansa de las mentiras: desenmascarando los mitos de la nutrición moderna

En la búsqueda de la salud óptima y el peso ideal, los mitos en la nutrición moderna, a menudo, han dictado nuestras decisiones dietéticas. Pero en la era de la información, es crucial revisar estas máximas y explorar qué verdades se esconden detrás de los mitos que han dominado las conversaciones sobre la nutrición.

Rob Allen, experimentado entrenador de fuerza y nutricionista, ha hablado largo y tendido al respecto en una de sus últimas publicaciones de Instagram.

La hora del día y el peso: una relación malinterpretada

La creencia de que las calorías nocturnas son más propensas a almacenarse como grasa ha llevado a muchos a temer la cena como si fuera el preludio de un aumento de peso inevitable. Pero la ciencia desmiente este temor: es el equilibrio calórico a lo largo del tiempo lo que determina el cambio en la báscula, no el reloj.

El metabolismo no tiene un horario de oficina; trabaja continuamente, procesando lo que comemos sin importar si el reloj marca las siete de la tarde o la medianoche.

Carbohidratos: el combustible indispensable

En el juicio público a los carbohidratos, a menudo se les ha condenado sin un juicio justo. Aunque deliciosos y por ello fáciles de consumir en exceso, los carbohidratos son esenciales. Estos sirven como el combustible principal para todo, desde el pensamiento hasta el entrenamiento.

Como escribía hace unos días Ismael Galancho en X, "que con toda la evidencia publicada que hay y todo el conocimiento de fisiología que existe al respecto todavía a día de hoy haya gente diciendo que la culpa del sobrepeso/obesidad es de los carbohidratos/insulina es lamentable".

La clave no está en eliminarlos, sino en seleccionarlos sabiamente y equilibrar su consumo con las necesidades energéticas individuales.

Nutrición
Fuente: Canva

Frutas: dulzura natural sin culpabilidad

Las frutas, a menudo miradas con sospecha por su contenido de azúcar, en realidad son tesoros nutricionales. Aportan una rica variedad de vitaminas y minerales, y su contenido de fibra y agua promueve la saciedad antes de que las calorías se acumulen.

No es casualidad que las directrices dietéticas de todo el mundo las incluyan como parte esencial de una dieta saludable.

El momento de la proteína: una ventana más amplia de lo que pensamos

El debate sobre la 'ventana anabólica' ha sido largo y, a menudo, tergiversado. Si bien es cierto que la proteína es fundamental para la recuperación y el crecimiento muscular, el enfoque en el tiempo exacto de consumo post-entrenamiento ha sido sobreestimado.

Un estudio de Areta et al., de 2013, publicado por la Universidad McMaster, ofrece una visión reveladora. El estudio comparó diferentes patrones de ingesta de proteínas y descubrió que consumir 20 gramos de proteína de suero de leche cada tres horas era superior para estimular la síntesis de proteínas musculares, en comparación con otros patrones de consumo durante un período de recuperación de 12 horas post-ejercicio.

Esta investigación sugiere que la ventana para la síntesis de proteínas musculares después de la actividad física es más amplia de lo que se pensaba, manteniéndose elevada hasta 24 horas. Esto nos lleva a repensar la urgencia de consumir proteínas inmediatamente después del entrenamiento. Más bien este análisis lleva a planificar una distribución equitativa a lo largo del día para optimizar la recuperación y el crecimiento muscular.

Alimentos 'quemagrasas': desmintiendo la magia metabólica

En un mundo que busca soluciones rápidas para la pérdida de peso, la idea de los alimentos que "queman grasa" ocupa un lugar destacado en el imaginario colectivo. Esta creencia, arraigada en el deseo de encontrar una solución milagrosa a la complejidad de la gestión del peso, ha llevado a muchos a incluir ciertos alimentos en su dieta bajo la premisa de que tienen propiedades especiales para derretir la grasa.

Proteina
Fuente: Canva

Sin embargo, la realidad es más terrenal y menos espectacular. No existe un alimento o ingrediente que, por sí solo, pueda eliminar el exceso de grasa corporal. Rob Allen lo expone de esta manera: "Lo siento, pero tu batido de pimienta de cayena, vinagre de sidra de manzana y apio no está quemando ninguna de tus grasas".

Allen desmantela la noción de que la inclusión de ciertos productos en nuestra dieta pueda trabajar como una varita mágica, promoviendo en su lugar un enfoque más holístico y basado en la ciencia para la pérdida de peso.

Las declaraciones de Allen son un eco del consenso científico: los llamados alimentos "quemadores de grasa" pueden tener propiedades saludables. Sin embargo, la capacidad de acelerar significativamente la pérdida de grasa es una afirmación que no se sostiene bajo la lupa de la investigación rigurosa. "Puede que tengan algunos otros beneficios mínimos", señala, "pero quemar grasa no es uno de ellos".

La verdadera "magia", si se le quiere llamar así, está en una dieta bien balanceada y en la creación de un déficit calórico. La pérdida de grasa se logra a través de un esfuerzo consistente y un compromiso a largo plazo con un estilo de vida saludable. No por la ingesta de cualquier superalimento específico.

ARTÍCULOS RELACIONADOS