Sabes que eres nadador de aguas abiertas cuando...
Trucos y curiosidades / Natación / Sabes que eres nadador de aguas abiertas cuando...

Sabes que eres nadador de aguas abiertas cuando...

Muchos nadadores ni siquiera saben lo que es la natación en aguas abiertas. Viven pendientes de tomarse tiempos en piscina y solo les obsesiona el crono y bajar tiempos. Para ellos lo único que importa es la velocidad y llegar el primero, el resto no existe. Pero si eres de los que crees que nadar es otra cosa y que hay vida más allá de la piscina, puede que hoy te des cuenta que entre las aguas abiertas y tú hay más que un simple amor a primera vista. Además, nadar en aguas abiertas no es nadar siempre a la misma velocidad. A veces tienes que incrementar el número de brazadas porque notas una corriente y quieres salir de la zona, o estás metido en un grupo lleno de nadadores y quieres abrirte camino; o incluso porque te hayas desviado un poco y quieras retomar la trayectoria.

Natación aguas abiertas
Foto: Facebook // Marnatón

Pero, ¿cómo identificar a un nadador de aguas abiertas?

Sabes que eres nadador de aguas abiertas cuando el drafting no tiene secretos para ti. Si ya estamos más que acostumbrados a ir a rueda en bicicleta, imagínate lo que es ahora nadando. Puedes ir nadando cómodamente siguiendo los pies del nadador que llevas delante sin ni siquiera rozarlos. Y, para tocar las narices al personal, puedes lanzar uno de esos sprints que te caracterizan de la piscina y llegar el primero de todos.

Sabes que eres nadador de aguas abiertas cuando un neopreno es como tu segunda piel. Estás tan acostumbrado a ponértelo y quitártelo en diferentes situaciones, aquí y allá, que podrías estar con él puesto una buena parte del día.

Sabes que eres nadador de aguas abiertas cuando eres un maestro esquivando medusas y criaturas de las profundidades. El mar no tiene secretos, da igual una medusa diminuta que una gigante. Instintivamente haces una acrobacia y dejas la medusa a un lado, algo que no todo el mundo podría imitar y no por falta de ganas. Eso es porque eres nadador de aguas abiertas, no de piscina.

Sabes que eres nadador de aguas abiertas cuando el volteo para ti es opcional. Probablemente tu entrenador haya perdido ya cualquier esperanza de hacer de ti un nadador con volteo incluido. Pero al fin y al cabo, tú piensas... ¿de qué me vale voltear? El único giro que vas a tener que hacer en toda la travesía es alrededor de una boya.

Natación aguas abiertas
Foto: Facebook // Marnatón

Sabes que eres nadador de aguas abiertas cuando te da igual el color del agua. Ya puede estar el agua como quiera, el mar, el pantano, o el lago, nada te va a detener en tu natación. Y aunque ni veas el fondo, ¿para qué quieres verlo? Lo importante es terminar.

Sabes que eres nadador de aguas abiertas cuando te gusta pasar olas. Sabes sortear olas como nadie y para ti es como un juego. Pasas por debajo como Pedro por su casa, mientras otros intentan subirse a ellas o incluso atravesarlas.

Sabes que eres nadador de aguas abiertas cuando eres más cocodrilo que tortuga. Sabes avistar boyas como nadie. Mientras otros nadadores que vienen de la piscina no saben distinguir entre respirar y avistar, tú te orientas como un cocodrilo y no acabas con el cuello como una tortuga.

Si te sientes identificado en alguno de estos puntos, entonces amigo, eres un nadador de aguas abiertas. Ahora solo tienes que intentar dejarte llevar por tu instinto y empezar a nadar distancias más largas, ¡¡que empiece la temporada!!

ARTÍCULOS RELACIONADOS