Las cosas claras: salir a andar ya no es suficiente para mantenerse en forma
Foto: Tyrone Bradley // Red Bull Content Pool
Salud y Nutrición / Triatlón / Las cosas claras: salir a andar ya no es suficiente para mantenerse en forma

Las cosas claras: salir a andar ya no es suficiente para mantenerse en forma

La Organización mundial de la Salud publicaba hace unos meses, en uno de sus últimos escritos, que un 6% de los fallecimientos del planeta, en torno a 3,2 millones de personas, están relacionados con el sedentarismo y la falta de actividad física.

En el mismo documento se estima que, "la inactividad física es uno de los principales factores de riesgo de mortalidad por enfermedades no transmisibles".

El único ejercicio físico que hace la mayor parte de la población es caminar, no está mal, pero el cuerpo se adapta rápidamente. Si pasas de no hacer absolutamente nada a caminar si notarás los efecto, pero como la mayoría si que estamos acostumbrados a caminar, no es suficiente.

Según los expertos, las personas que no son suficientemente activas tienen una tasa de mortalidad entre un 20% y un 30% mayor que las que son suficientemente activas.

Por qué con andar no es suficiente

El único ejercicio físico que hace la mayor parte de la población es salir a andar: no está mal, pero el cuerpo se adapta rápidamente.

Si pasas de no hacer absolutamente nada a caminar, si notarás los efectos. Pero como la mayoría si que estamos acostumbrados a caminar, no es suficiente.

running
Foto: Envato Elements

Si solamente salimos a andar, paseos sin intensidad, sin desnivel, no estamos dando al cuerpo un estímulo suficiente como para mantener la forma física y la masa muscular.

Ahora es cuando entra en juego la sarcopenia: es una enfermedad progresiva que consiste en la pérdida de masa muscular, de la fuerza y del rendimiento físico.

Las causas principales de la sarcopenia son el envejecimiento, la inactividad física y las enfermedades endocrinas.

Para evitar que se de esta enfermedad conviene dar estímulo al músculo, a través del entrenamiento de fuerza o de cualquier entrenamiento que de un estímulo distinto.

Otras enfermedades relacionadas con la falta de actividad física

La OMS realizó un examen y estimó que el 7% de la diabetes tipo 2, el 10% del cáncer de mama y el 10% de los casos de cáncer de colon estaban causados por la inactividad física.

La mortalidad prematura como consecuencia de la inactividad representó más de 5,3 millones de muertes en el mundo en 2008.

Un estilo de vida sedentario también está detrás de sufrir trastornos metabólicos, como la diabetes tipo dos. Esta enfermedad se ha convertido en algo recurrente en niños y adolescentes. Como una de sus principales causas está el estilo de vida.

Dentro de las principales causas de muerte a nivel mundial, el sedentarismo esta está en el grupo de las que se pueden cambiar con un estilo de vida saludable.

gravel ciclismo pico de forma
Foto: Unsplash // Coen van de Broek

La promoción del ejercicio físico, a todas las edades, es necesario para la prevención de enfermedades crónicas, especialmente cardiovasculares.

En esta ocasión vamos a analizar este artículo científico para ver cómo afecta la inactividad a nuestra salud.

Inactividad y salud cardiovascular

La relación entre la inactividad y la salud cardiovascular está clara. Pero siempre se ha comparado con gente con inactividad física exagerada, ya sea reposo en cama o con articulaciones inmovilizadas.

En uno de los estudios personas activas pasaron a dar menos de 5.000 pasos durante cinco días.

Tras este periodo de tiempo se pudo ver una disminución del flujo sanguíneo en la arteria poplítea, arteria que pasa por la rodilla, y también disminución de las células endoteliales, las que cubren los vasos sanguíneos.

Estos resultados son especialmente perjudiciales para la salud cardiovascular, pueden provocar rigidez en el ventrículo izquierdo, aumentando las posibilidades de padecer fallo cardíaco.

¿Qué demuestran los estudios?

Si hablamos de corredores, un estudio realizado con más de 50.000 personas es claro: comparados con los que no corrían, los que si lo hacen tienen un 35-40% menos de probabilidades de muerte tanto por problemas cardiovasculares como por otras causas.

La evidencia muestra una relación inversa entre padecer una enfermedad cardiovascular y un estilo de vida físicamente activo.

Otro estudio muestra como la actividad física frecuente expone un aumento de la expectativa de vida de tres años y una disminución de la posibilidad de muerte por cualquier causa.

Otro de los estudios muestra como el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular en personas con obesidad y sobrepeso, comparado con personas con un peso normal, es el mismo cuando todos son físicamente inactivos.

apple watch pulsómetro reloj strava
Foto: Unsplash // Tim Foster

La importancia de la salud cardiorrespiratoria

Es cierto que el ejercicio físico aporta muchos beneficios en nuestra salud cardiovascular.

Estos vienen dados en parte por la mejora de la salud cardiorrespiratoria. El método de referencia es la medición del consumo máximo de oxígeno (VO2).

Al igual que un alto nivel de actividad física, una buena salud cardiorrespiratoria se asocia con una reducción de la presencia de enfermedad cardiovascular, como la hipertensión, la obesidad, el síndrome metabólico y la diabetes tipo dos.

javier gomez noya running
Foto: Javier Theilaker

Insuficiencia cardíaca y ejercicio físico

En la actualidad, más de seis millones de adultos han sido diagnosticados de Insuficiencia Cardíaca y lo que es más aleccionador es el aumento previsto de más de ocho millones para el año 2030.

La intolerancia al ejercicio se ha definido como una baja salud cardiorrespiratoria y es el principal síntoma en pacientes con insuficiencia cardíaca. El ejercicio físico es el mejor método para aumentar nuestra salud cardiorrespiratoria.

¿Cuánto ejercicio es necesario?

Si hay algo que la evidencia deja claro es que algo de ejercicio físico es mejor que permanecer inactivo.

Algunas instituciones proponen un mínimo de 150 minutos a la semana de actividad aeróbica moderada o 75 minutos a la semana de intensa.

Otros sugieren que lo ideal son 60 minutos diarios de actividad física total.

La mayoría de la población general no cumple con estas directrices, y sólo el 10% cumple con este nivel mínimo recomendado de actividad física.

Sin embargo, las pruebas recientes indican beneficios sustanciales incluso con dosis de ejercicio muy inferiores a las recomendadas en estas directrices.

ARTÍCULOS RELACIONADOS