Foto: Facebook // Sally Van Nuland
Actualidad / Running / Dos mujeres corren una milla cada hora durante 11 días seguidos. Total: 392 kms en 244 horas

Dos mujeres corren una milla cada hora durante 11 días seguidos. Total: 392 kms en 244 horas

Sally van Nuland y Cherie McCafferty fueron las protagonistas de una nueva prueba virtual de estilo ultra que tan de moda se han puesto a raíz debido al aplazamiento y cancelación de todas las pruebas en el mundo por el coronavirus. Los formatos son diversos, pero uno de los que más repercusión ha tenido es el formato Big's Backyard Ultra desarrollado por el creador Barkley Marathons, Gary "Lazarus Lake" Cantrell, y de la que ya os hemos hablado.

Ninguna de las dos corredoras sabía que tenían por delante más de 100 horas y unos cuantos kilómetros por recorrer. Para Van Nuland y su novio, Brandon Wilson, parecía una ingeniosa manera de reunir virtualmente a sus amigos corredores, ahora dispersos por la geografía.

Una versión también virtual se llevó a cabo en abril. Después de casi 63 horas, Michael Wardian se convirtió en el último corredor en pie de la Quarantine Backyard Ultra, una prueba que establecía como norma que los atletas corrieran 4,16 millas por hora, o lo que es lo mismo, 6,69 kms, empezando todos a la misma hora, así hasta que un corredor fuera capaz de dar una vuelta más que otro competidor. Wardian ganó después de terminar 420 kilómetros, en un final muy discutido y polémico con el corredor checo, Radek Brunner. Y esta nueva prueba no iba a estar tampoco exenta de más polémica.

Una milla por hora y 47 participantes

Una milla por hora parecía manejable para un corredor medio, no exigía tanto como la prueba del maléfico Lazarus Lake. Van Nuland había completado previamente ya una prueba en la que corría una milla por hora durante 24 horas seguidas, así que haciendo esto al estilo carrera virtual, podrían comprobar cuánto tiempo y cuántos kilómetros estarían dispuestos a terminar todos los participantes.

Organizaron un evento completamente gratis y sin muchas comodidades para un grupo de amigos, la mayoría con base en el sudeste de Estados Unidos. Van Nuland y su novio Brandon Wilson viven en Greensboro, Carolina del Norte. En menos de una semana, pudieron convencer a 47 corredores para apuntarse a la salida virtual el 24 de abril a las 6 de la tarde.

Normas de la prueba

Wilson, director y cronometrador certificado de carreras, estableció las reglas básicas: Completar una milla en el exterior empezando cada hora. Cada corredor tendría que registrar cada milla en Strava y también registrar un "1" en una hoja de cálculo de Google para la milla correspondiente.

La mayoría de participantes desapareció rápidamente durante el fin de semana, pero después de tres días completos quedaban cinco corredores, y no parecía que ninguno de ellos fuera a tirar la toalla por el momento. La quinta corredora, Wendy Murray, tuvo que retirarse solo porque tenía que volver al trabajo.

Tres corredoras consiguieron superar los cinco días, o lo que es lo mismo 120 horas y 193 kilómetros. A las 127 horas (o alrededor de la 1 de la madrugada del viernes), John Price, el último hombre de la carrera, se retiró, dejando a McCafferty y a van Nuland para luchar por el primer puesto.

McCafferty vs van Nuland

Y así siguieron durante cinco días, a pesar de tener que compaginar sueño, agotamiento, fuerza y vida personal. "Una milla por hora, esa era toda mi vida", dijo Van Nuland. "Todo lo que pensaba era en volver a una vida normal, si se puede llamar algo así en estos días. Cuando terminamos la primera semana, pensé que mi nueva normalidad iba a ser correr una milla cada hora."

La controversia final

Después de 10 días completos, la controversia surgió a la hora/milla 243, como suele pasar en este tipo de carreras.

Después de completar la milla 243, van Nuland dijo que puso su "1" en la hoja de cálculo de Google, y registró su carrera en Strava. No está claro qué pasó con el "1", pero el caso es que no apareció en la hoja cuando McCafferty miró. Según van Nuland, Wilson actualizó la página, lo que tenía que hacer cada cierto tiempo y esa era la causa probable de que no apareceria. McCafferty tomó una captura de pantalla y se la envió a Wilson y van Nuland.

McCafferty entró en la milla/hora 244 pensando que ganaría si completaba la milla, porque no había ningún registro de la milla de van Nuland en la hoja de cálculo de Google. Cuando McCafferty terminó su milla, Wilson escribió a McCafferty y le llamó para aclarar la situación.

Es importante señalar que al principio de la carrera, a los corredores que tenían retraso en la carga de Strava se les permitía continuar siempre y cuando pudieran probar que completaron su milla y apuntaran el "1" más tarde.

Al terminar la vuelta 244, McCafferty se retiró después de pensar que había ganado; creía que Wilson estaba tratando de cambiar las reglas a favor de van Nuland porque era la novia de Wilson. Hubo un intento de que ambas mujeres continuaran porque habían completado sus millas, pero McCafferty supuestamente se negó.

Van Nuland siguió adelante, completando la vuelta 245 e incluso pasando cinco horas más para llegar a 250 antes de pararse y dar por terminada la carrera. Un final polémico para una rivalidad entre dos corredoras.

Pero la historia no debería centrarse en el controvertido final, sino en el increíble desafío que estas mujeres llevaron a cabo juntas durante más de 10 días (244 horas). Completaron algo que nunca se ha visto en el mundo del running, y lo hicieron corriendo durante casi 120 horas solas pudiendo haberse parado en cualquier momento. Sin embargo, siguieron adelante, una prueba de la fortaleza mental y física de ambas mujeres.

ARTÍCULOS RELACIONADOS