Foto: ITU Media // Wagner Araujo
Trucos y curiosidades / Triatlón / ¿Se puede ser más rápido sin perder peso?

¿Se puede ser más rápido sin perder peso?

Hace tiempo que está depostrado que el peso de un deportista influye a la hora de conseguir mayor velocidad. Existen estudios, de hecho, que establecen una relación directa entre los kilos de un atleta y el rendimiento obtenido en una competición. Pero, ¿se puede también ser rápido sin perder peso?

Pues sí, afortunadamente se puede. Y es de lo que vamos a hablar a lo largo del artículo de hoy.

Haz entrenamientos de fuerza

Un entrenamiento de fuerza varias veces por semana tiene ventajas sobre la velocidad del deportista ya que:

  • Ayuda a mejorar tu forma de correr
  • Cuantos más entrenamientos hagas, conseguirás mejor rendimiento y reducirás el cansancio muscular evitando lesiones.
  • Mejorarás tu velocidad de reacción, lo que, como derivada, te hará correr más rápido.

Aunque ya lo hemos comentado en más de una ocasión, solo tienes que ver cómo afrontan los entrenamientos de fuerza los PROs. Figuras como Jan Frodeno, Patrick Lange o Sebastian Kienle consideran que las rutinas de gimnasio son claves para mejorar.

Incluso Lange en 2019 le dio más peso específico de cara a mejorar sus ritmos de carrera.

Corre en grupo

Otra opción para ser más rápido sin perder peso es apuntarte a un club o grupo de triatlón. Entrenar con más gente te hará mejorar tu rendimiento a la hora de correr por varios motivos.

El primero, correr con más personas y socializar con ellas te harán gozar de una gran motivación para realizar la actividad física.

Y contar con motivación a la hora de hacer deporte es una de las claves para que el rendimiento mejore.

También es una buena opción realizar los entrenamientos específicos como los de fuerza, de los que hemos hablado hace unas líneas, o flexibilidad, en grupo.

Ya no solo por la motivación, sino porque realizar estas actividades con más personas nos puede servir para conseguir ayuda en los aspectos que peor se den.

Mejora tu potencia de zancada

Cada deportista tiene su estilo de correr específico, forjado de manera inconsciente a lo largo de los años.

Sin embargo, en muchas ocasiones esta tipología de zancada adquirida no es la más eficiente, y conviene dedicar entrenamientos específicos de técnica para mejorar el ritmo de carrera.

Para ello, puedes utilizar diferentes técnicas y herramientas, como utilizar las zapatillas adecuadas para cada momento.

Lo ideal es tener dos pares: unas ligeras que nos ayuden en los entrenamientos de series, y otras más amortiguadas con las que sentirnos cómodos en las tiradas largas.

También puedes contar tus pasos para equilibrar tu cadencia a la media de 180 pasos por minuto, y realizar ejercicios específicamente dinámicos, como saltos, obstáculos o carreras a potencia máxima.

Aprende a respirar

La respiración adecuada a la hora de correr es clave para aumentar el rendimiento. Es aconsejable respirar por la boca, ya que si lo hacemos por la nariz recogemos menos cantidad de aire, lo que disminuirá nuestra productividad muscular.

Bebe agua

Un pensamiento muy establecido es que hay que tener sed para beber agua. Pero la realidad es que hay que hidratarse antes de llegar a tener esa sensación.

La deshidratación no solo afecta al rendimiento físico sino también al mental, por lo que debemos beber agua antes de que sea realmente tarde.

¿Cómo incide ésto en nuestro ritmo de carrera? Pues básicamente haciendo mella en la fatiga muscular. Si nos deshidratamos, bajaremos nuestro ritmo de carrera.

En cambio, si a lo largo de un entrenamiento largo, o una competición que nos suponga esfuerzo durante más de hora y media, el beber agua nos ayudará a ganarle tiempo al cronómetro.

Descansar es esencial

Si quieres mejorar tu velocidad, duerme bien. Un sueño que no sea de calidad hace ni la concentración ni el estado físico sean óptimos, por lo que la velocidad no mejoraría y el riesgo de lesión podría aumentar.

Toma cafeína

Última de nuestras recomendaciones para ser más rápido sin perder peso: consumir cafeína.

Está demostrado que la cafeína disminuye la sensación de esfuerzo, y por lo tanto nos ayuda a mejorar nuestro rendimiento sin tanta sensación de fatiga.

Es recomendable tomar una taza de café como una hora y media o dos antes de realizar la actividad física.

ARTÍCULOS RELACIONADOS