Solo tres participantes, un slot y 25.000$ en premios: nunca fue tan fácil ir a Kona
Foto: Patrik Lundin // Red Bull Content Pool
Solo tres participantes, un slot y 25.000$ en premios: nunca fue tan fácil ir a Kona

Solo tres participantes, un slot y 25.000$ en premios: nunca fue tan fácil ir a Kona

En el imaginario triatleta clasificarse como PRO para Hawaii es algo extremadamente difícil. "Desde que comencé en triatlón a los trece años quería ir allí", nos decía Saleta Castro hace unos días, en la entrevista que le hicimos tras su participación en 3 Días Trail Ibiza.

La gallega lo consiguió finalmente en 2016, a los 29 años, y tras varios intentos de acumular los puntos que por entonces exigía IRONMAN a lo largo del circuito.

Con el cambio del modelo de clasificación, en 2018, la marca de la M roja exigía prácticamente ganar una carrera del circuito para acudir a The Big Island: tras premiar durante años la regularidad, bastaba con una buena actuación en una única prueba para conseguir el sueño.

Y en 2020 llegaron las cancelaciones de pruebas, llegó hasta en tres ocasiones el aplazamiento del Campeonato del Mundo de IRONMAN y el cuello de botella: triatletas clasificados desde noviembre de 2019, como Emilio Aguayo, o marzo de 2020, como Judith Corachán, que tienen que esperar más de dos años para acudir a la cita mundialista, mientras se continua concediendo slots para Kona 2022.

Las restricciones a los viajes, un gran problema para los PROs

A este cuello de botella hay que añadirle las restricciones al tráfico de pasajeros, ya sea por turismo, ya sea por trabajo, que impide que determinados profesionales acudan a pruebas en otros países.

En este contexto, muchos deportistas limitan su participación a sus propias fronteras o aquellos países en los que sí tienen segura la entrada.

Tal que así, muchas de las pruebas celebradas a lo largo de este 2021 quedan descafeinadas, o con un nivel de participación inferior a lo que estábamos acostumbrados en ediciones anteriores.

Ocurrió, sin ir más lejos, hace apenas un mes con el Maratón de Nueva York, que apenas contó con europeos.

Felt Bicycles Daniela Ryf
Foto: Felt Bicycles

IRONMAN Western Australia

Ocurrirá, ya centrándonos en triatlón, este fin de semana en IRONMAN Western Australia, al otro lado del planeta.

La prueba, una de las últimas citas de este 2022, contará únicamente con tres participantes en la prueba femenina PRO, concediendo un slot para Hawaii.

Kylie Simpson, Kate Bevilaqua y Sarah Thomas son las tres triatletas que tomarán la salida: de las tres, la única que cuenta con ranking PTO a día de hoy es la primera, que ganó el pasado mes de junio IRONMAN Cairns y con ello el slot para St. George.

lucy charles posicion mantis
Foto: Patrik Lundin // Red Bull Content Pool

Para encontrar a Kate Bevilaqua y Sarah Thomas tenemos que avanzar hasta las posiciones 237 y 256 del ranking: Kate lleva desde el 24 de noviembre de 2019 sin competir, y Sarah cuenta con una cuarta plaza en IRONMAN 70.3 Sunshine Coast como mejor resultado en su carrera profesional en media y larga distancia.

La prueba concede un slot, y habrá premios económicos para las tres, ya que la bolsa es de 50.000 dólares, y cobran los ocho primeros de cada categoría: quien gane se llevará a casa 7.500 dólares, la segunda 5.000 dólares, y la tercera -y última- 3.750 dólares.

Es decir: por el mero hecho de acabar, 3.750 dólares.

IRONMAN UK, más flagrante

El pasado 4 de julio se vivió una situación muy similar: IRONMAN Gran Bretaña también contó como solo tres participantes en su prueba femenina: Kate Matthews, que se llegó la victoria, Nikki Bartlett y Chantal Cummings.

Los premios concedidos fueron el doble que en Western Australia, 100.000 dólares, con lo que Kate se embolsó 15.000 dólares, Nikki 9.000 y Chantal 7.000. La prueba concedía dos slots para el Campeonato del Mundo de IRONMAN.

Yéndonos unas semanas antes, IRONMAN Nueva Zelanda también contó con un pobre bagaje femenino, y limitado a las nacionales: solo cuatro neozelandesas pelearon por el slot en juego.

Los premios recibidos, como en Western Australia: 7.500$, 5.000$, 3.750$ y 3.000$.

En todos estos casos, basta con acabar la prueba para recibir el premio en metálico, dando situaciones como la de Melanie Burke, que terminó cuarta aquel 27 de marzo, acabó a más de una hora de la ganadora, Hannah Wells. Su puntuación en PTO, 4,69 puntos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS