Foto: Instagram
Actualidad / El caso Starykowicz enfrenta a la PTO y a IRONMAN

El caso Starykowicz enfrenta a la PTO y a IRONMAN

La sanción a Andrew Starykowicz no se va a quedar en una simple sanción por dopaje. El norteamericano saltaba la semana pasada a la primera página de la actualidad triatlética al saberse que se le había impuesto una sanción de trece meses tras dar positivo en IRONMAN Florida.

Él mismo publicaba un largo artículo en su blog en el que se defendía de las acusaciones, pero todo apunta a que la polémica no va a quedar en la sanción en sí, y el triatleta, parece, va a pasar a estar en el centro del huracán de las tensiones entre PTO y IRONMAN.

Ambas organizaciones publicaban ayer sendos comunicados diametralmente opuestos.

Mientras la PTO, que era la primera en dirigirse a la prensa, afirmaba que "parece que hay un fallo fundamental en un sistema que permite que una empresa privada con ánimo de lucro tenga la capacidad para imponer sus propias sanciones", IRONMAN se defendía de las acusaciones vertidas por Starykowicz en su artículo con otro comunicado en el que desglosaba cómo habían sido los pasos hasta llegar a la sanción.

El título de su comunicado no podía ser más directo: "Respuesta de IRONMAN a las declaraciones falsas y engañosas sobre la violación de las normas antidopaje de Andrew Starykowicz".

Andrew Starykowicz
Foto: Instagram

IRONMAN explica su punto de vista

Mientras Starykowicz alegaba en su escrito la falta de entendimiento entre todas las partes, IRONMAN da a entender que éste era consciente del riesgo que asumía: "A diferencia de otros casos, el Sr. Starykowicz eligió intencionalmente competir mientras utilizaba a sabiendas una sustancia prohibida, e ignoró manifiestamente el riesgo de que su solicitud de Exención por Uso Terapéutico (EUT) fuera rechazada".

A pesar de una advertencia escrita de la Agencia Antidopaje de los Estados Unidos (USADA) del 25 de octubre de 2019 en la que se afirmaba que "si la EUT no se concede antes del comienzo de su competición, estará cometiendo una violación de las normas antidopaje al competir sin una AUT aprobada para una sustancia prohibida", Starykowicz tomó la decisión de competir en dos eventos de IRONMAN sin una EUT aprobada.

Este hecho es el que derivó en el positivo por vilanterol, y que ha supuesto que Starykowicz no pueda competir hasta el 1 de enero de 2020 y tenga que devolver unos 8.000 dólares en premios.

A partir de ahí comenzaba la batalla legal por parte del triatleta, que le llevó incluso hasta el TAS. "En todos los casos, perdió", explica el comunicado de IRONMAN.

La PTO, dudosa de la independencia del sistema de dopaje

Ha sido Charles Adamo, presidente de la PTO, quien ha dado el punto de vista de la organización. "Aunque estamos empezando a analizar el caso y no podemos llegar a ninguna conclusión hasta que hayamos investigado en profundidad", comienza su declaración el mandatario, "a primera vista parece que al Sr. Starykowicz se le impuso una primera sanción de cuatro años (más de diez veces la sanción para delitos similares) por una organización privada con ánimo de lucro sin supervisión inicial de ningún órgano rector independiente".

"Mientras que la PTO siempre insistirá en que se han de imponer las más exigentes normas de lucha antidopaje, así como sanciones estrictas, al mismo tiempo no puede, en buena conciencia, dejar de lado situaciones en las que un sistema puede ser objeto de abuso y un atleta puede ser tratado de manera distinta a otros casos".

"Tras un año de costosos arbitrajes, un órgano independiente reconoció que las sanciones impuestas al Sr. Starykowicz no deberían ser de cuatro años, y sí de trece meses", continúa Adamo.

"La revisión de la PTO está diseñada para abordar un sistema que permite que una entidad privada con ánimo de lucro, sin ninguna supervisión inicial de nuestros órganos rectores, pueda imponer sanciones", concluye.

ARTÍCULOS RELACIONADOS