Foto: World Triathlon // Wagner Araujo
Actualidad / Triatlón / Sudáfrica: entre unos y otros, la casa sin barrer

Sudáfrica: entre unos y otros, la casa sin barrer

Hace solo dos meses, Sudáfrica se las prometía muy felices de cara a las citas triatléticas en estos Juegos Olímpicos de Tokio.

A día de hoy, todo se ha convertido en una pesadilla: de sus cuatro participantes en liza, entre las tres competiciones, solo Simone Ackermann ha sido capaz de cruzar la meta.

Todo comenzaba el pasado mes de junio. Richard Murray era diagnosticado con una arritmia cardíaca que le obligaba a pasar por quirófano.

Pese a que el excompañero de entrenamientos de Mario Mola se recuperaba rápidamente, y apenas una semana después ya estaba entrenando de nuevo, no ha tenido el tiempo suficiente como para afrontar una carrera de dos horas y el viernes tenía que renunciar a tomar la salida en la prueba individual masculina.

"Me centro en los relevos", escribía en su cuenta de Instagram.

El drama sudafricano no había hecho más que empezar. El domingo, durante la celebración de la prueba, su compañero Henri Schoeman se veía obligado a abandonar durante el tercero de los segmentos y decía adiós a sus posibilidades de repetir el podio de 2016.

"La verdad es que no he podido correr en absoluto durante tres semanas", escribía ayer en su cuenta de Instagram. "Después de muchas discusiones en casa, tomé la difícil decisión de subirme al avión rumbo a Tokio para tener la mejor oportunidad posible de estar listo para la carrera".

"Desgraciadamente, mi mente estaba preparada, pero mi cuerpo me defraudó. Me esforcé al máximo y, aunque estoy decepcionada, me siento orgulloso de haber dado todo lo que tenía".

henri schoeman
Foto: World Triathlon // Tommy Zaferes

Ackermann, la única que terminó

Ayer, en el turno de las chicas, Sudáfrica contaba con dos contendientes: Simone Ackermann y Gillian Sanders.

Solo la primera era capaz de cruzar la meta, ocupando el puesto 17. Gillian, como Anna Godoy, era doblada durante el segmento ciclista y tenía que abandonar antes de tiempo la competición.

Los relevos, el último drama

Todo quedaba supeditado, por tanto, a los relevos del próximo viernes. Sin embardo, el equipo sudafricano no será de la partida. Según ha explicado Richard Murray, la dolencia de Henri Schoeman ha terminado siendo finalmente una factura por estrés, que le impide ser de la partida.

Dado que Sudáfrica no tiene otro contendiente clasificado entre los 140 mejores triatletas del ranking, el equipo no contaba con un relevista suplente y se quedan sin competir.

"Me resulta difícil lidiar con esto", escribe Richard, "pero entiendo que está completamente fuera de su control. A veces, cuando llueve, diluvia".

Y sin duda a Sudáfrica le está cayendo un chaparrón de mil demonios...

ARTÍCULOS RELACIONADOS