¿Funcionan los suplementos de cetonas en deportistas?
Foto: Canva
Actualidad / Triatlón / ¿Funcionan los suplementos de cetonas en deportistas?

¿Funcionan los suplementos de cetonas en deportistas?

A medida que la dieta cetogénica gana popularidad, vemos cada vez mayor presencia de suplementación relacionada con esta estrategia nutricional. Una de esas opciones que ha cogido fuerza son los suplementos de cetonas.

Estos suplementos, en teoría, potencian los efectos de una dieta cetogénica, así como sus beneficios, sin la necesidad de restringir los carbohidratos.

Los suplementos de cetonas han ganado fama en el mundo del deporte, especialmente en el ciclismo, donde se rumorea incluso que son usados por los grandes equipos profesionales como la pócima mágica para el rendimiento.

En este mismo contexto, también existe la creciente opinión de que deberían estar prohibidos en el deporte y ser considerados dopaje. Sin embargo, ¿funcionan realmente?

Veamos, de la mano de Crown Sport Nutrition, qué evidencia existe en torno a los suplementos de cetonas y el rendimiento.

¿Qué son las cetonas?

Las cetonas no son más que una fuente alternativa de combustible para nuestro cuerpo. Se trata de 2 ácidos y una cetona que nuestro organismo produce cuando descompone la grasa con el fin de obtener energía. Estas cetonas se fabrican en el hígado ante la escasez de suministro de glucosa para alimentar las necesidades de nuestro cuerpo.

Esta estrategia es la que sigue la dieta cetogénica: comer pocos carbohidratos para que nuestro organismo acuda a la grasa, que es la que produce esos cuerpos cetónicos, en búsqueda de energía.

¿Qué evidencia existe de sus beneficios?

Es cierto que existe cierta base fisiológica que puede avalar los potenciales beneficios de los suplementos de cetonas en el rendimiento. Todos sabemos que, durante la práctica deportiva, especialmente si esta es de alta intensidad, el glucógeno muscular es la fuente principal de energía.

Sin embargo, estos depósitos son limitados y se agotan mucho más rápido de lo que nos gustaría. En este contexto, las cetonas ingeridas mediante suplementos, teóricamente, podrían servir también como combustible “extra” preservando esos depósitos de glucógeno. 

oberto sanchez mantecon ciclismo montreal
Foto: World Triathlon

Es lo que han demostrado diferentes estudios en los últimos años. Entre ellos, el estudio publicado en la reconocida revista Cell Metabolism por Cox et al., (2016). Esta investigación conjunta entre las Universidades de Oxford y Cambridge encontró que la suplementación con cetonas reducía el consumo de carbohidratos durante el ejercicio, ayudaba a preservar los depósitos de glucógeno, y mejoraba el rendimiento (en un 2%) en una contrarreloj de 30 minutos.

Aunque estos hallazgos lograron gran impacto en su día, y son una de las herramientas para defender hoy día los efectos ergogénicos de los suplementos de cetonas, "desde entonces se han publicado muchos otros estudios sobre el tema que parecen haber pasado desapercibidos, quizá por no arrojar resultados tan esperanzadores", explica Pedro Valenzuela, Investigador de la Universidad de Alcalá y del Centro de Medicina del Deporte.

En 2017, Leckey et al. analizaron a ciclistas profesionales que completaron una contrarreloj de 31 km tomando o sin tomar suplementos de cetonas, y los resultados mostraron que tomar el suplemento empeoraba el rendimiento una media de un 2% (equivalente a 1 minuto) en comparación con la ingesta de una sustancia placebo.

"Este es tan solo uno de los muchos estudios que arroja resultados negativos sobre los suplementos de cetonas", señala Valenzuela, autor de un meta-análisis (Valenzuela et al. 2020) que aúna los resultados de los 13 estudios que habían evaluado los efectos de tomar un suplemento de cetonas antes de hacer ejercicio o durante el mismo.

"Hasta el momento la evidencia existente sugiere que estos suplementos no inducen ningún beneficio en el rendimiento", asegura.  

Sin embargo, aunque Valenzuela y colaboradores sugieren que "la suplementación con cetonas no ejerce una influencia clara sobre el rendimiento del ejercicio (desde sprints hasta eventos que duran hasta ~50 min) o las respuestas metabólicas, respiratorias, cardiovasculares o perceptivas al ejercicio", también apoyan la necesidad de futuras líneas de investigación que esclarezcan si existen beneficios en pruebas de mayor duración.

Líneas futuras de investigación

Hasta el momento, la mayoría de los estudios que se han llevado a cabo incluyen pruebas de corta duración (menos de 1 hora). "Este podría ser un factor clave de por qué no han funcionado los suplementos de cetonas, ya que en pruebas de alta intensidad los carbohidratos son la principal fuente energética y, por tanto, su inhibición al consumir cetonas podría ejercer efectos negativos", explica.

Por ello, Valenzuela insiste en la necesidad de más investigaciones que evalúen los efectos en pruebas de larga duración como las de ultra-resistencia, donde los carbohidratos juegan un papel menor. No obstante, "la escasa evidencia existente en este sentido no parece muy esperanzadora".

El estudio de Poffé et al., (2020) mostró que la suplementación con cetonas no mejoró el rendimiento en una contrarreloj de 15 minutos tras 3 horas de ciclismo.  

Entrenamiento del estómago y sistema digestivo
Foto: Crown Sport Nutrition

Además, Valenzuela apunta a futuros estudios que evalúen los posibles beneficios de las cetonas en la recuperación post-ejercicio. "Al suponer una fuente de energía “extra”, si se consumen las cetonas tras el ejercicio junto con carbohidratos podrían aumentar la cantidad de esos carbohidratos que se utiliza para sintetizar glucógeno, un factor clave en la recuperación", señala el investigador.

De hecho, existe cierta evidencia en humanos que sugiere que los suplementos de cetonas podrían acelerar la re-síntesis de glucógeno post-ejercicio, tal y como demostraron Holdsworth et al., (2017). También existen investigaciones, como la de Poffé et al. (2019), que mostraron que la ingesta de cetonas durante tres semanas de entrenamiento intenso evitó los síntomas de sobre-entrenamiento y mejoró el rendimiento al final de ese periodo.

No obstante, en ambos casos "la evidencia sigue siendo escasa para apoyar de forma unánime su uso", matiza Pedro Valenzuela.

Suplementos de cetonas en deportistas: ¿sí o no?

Más allá de la consideración popular de los suplementos de cetonas como una herramienta mágica para el rendimiento, a día de hoy "la evidencia científica no apoya los beneficios de estos suplementos, y de hecho ciertos estudios han encontrado incluso efectos perjudiciales", afirma Valenzuela.

Entre ellos, se asocia el consumo de suplementos de cetonas con síntomas gastrointestinales como náusea o reflujo, y en algunos casos vómitos y mareo. Eso sí, cabe puntualizar que algunos autores sugieren que estos síntomas no son tan prevalentes y que, además, "dependen del tipo y dosis de suplemento (produciendo las sales de cetonas peores síntomas que los ésteres de cetonas)", tal y como se puede ver en Stubbs et al., (2019).

ARTÍCULOS RELACIONADOS