Talk test: cómo una charla te demuestra a qué nivel de esfuerzo estás entrenando
Trucos y curiosidades / Running / Talk test: cómo una charla te demuestra a qué nivel de esfuerzo estás entrenando

Talk test: cómo una charla te demuestra a qué nivel de esfuerzo estás entrenando

El "talk test" es una de las mejores maneras para monitorizar la intensidad del ejercicio. No se necesita ningún tipo de equipamiento. Solo se necesita valorar tu capacidad para hablar y correr al mismo tiempo. Cuando realizar ambas a la vez empieza a suponer un reto, cuando entra en juego la intensidad.

Métodos para aplicar esta prueba

La idea del "talk test" o prueba de conversación es que a un mayor nivel de esfuerzo, más complicado será respirar y más costará hablar. Teniendo un control sobre cuánto puedes hablar, puedes regular la intensidad de tu ejercicio, desde un nivel moderada hasta una lata intensidad.

Canta una canción

Todos tenemos una canción que no sale de nuestra cabeza y la tenemos presente durante el día o un tema que nos lleva acompañando toda la vida y conocemos la letra al dedillo. Prueba, mientras estás en medio de la sesión de entrenamiento, a recitarla entera. Si puedes cantarla sin problema, la intensidad es fácil.

En vez de cantar, contar

Antes de arrancar el entrenamiento, empieza a contar desde el número uno, lo más alto que puedas, mientras exhalas. Durante la sesión, cuenta de nuevo durante la exhalación y compara los números con los que hiciste en la previa del entrenamiento. Si llegas a un número inferior al 70% que el que habías alcanzado antes, estás trabajando en un nivel de intensidad moderado-alto.

Un ejemplo: Si antes del entrenamiento cuentas hasta el número 10 en una sola exhalación, estarás trabajando un nivel medio-alto si solamente llegas al 3 mientras estás en plena sesión de entrenamiento.

¿Qué tres niveles de intensidad existen?

  • Baja intensidad: nivel por el que puedas hablar sin problema alguno, con frases completas y sin pausas para respirar. Quizás existe un leve jadeo, pero la conversación puede seguirse con la fluidez de una charla con alguna amistad.
  • Intensidad moderada: la respiración empieza a ser notoria en la conversación con un mayor número de pausas entre frase y frase. En una carrera a trote es probable que la conversación sea fácil de mantener. Sin embargo, la respiración será más complicado que cuando te sientas a hablar con alguien.
  • Alta intensidad: aquí el acto de respirar es costos y la voz solo llega para pronunciar dos o tres palabras entre jadeos. A estos casos se llega mediante sprints o los conocidos entrenamientos HIIT.
running
Foto: Canva

¿Cuáles son las ventajas del "talk test"?

  • Barato: como hemos mencionado anteriormente. No necesitas nada más que tu voz y tu capacidad de concentración para poder hablar y respirar, a la vez que estás sometiendo al cuerpo a un alto nivel de ejercicio.
  • Sencillo de manejar y controlar: con tan solo llevar un excel o apuntando a mano los diferentes resultados que consigues en el entrenamiento, se puede ver si estás consiguiendo los progresos que deseas.
  • Versátil: pocos, por no decir casi ninguno, son los ejercicios que no puedas hablar mientras lo practicas.

Ejercicios similares a la prueba de conversación

  • Esfuerzo percibido o Escala de Borg: en una escala del 1 al 10, siendo 1 un ejercicio ligero y 10 una actividad intensa. Es una clase de información subjetiva que debe ser anotada, al igual con los talk test. Igual una carrera a pie de 10 kilómetros es un mundo completamente distinto cuando ya lleves un mes de entrenamientos
  • Las pruebas de umbral ventilatorio son pruebas progresivas que se pueden emplear en cualquier tipo de cardio. Se utiliza la prueba de conversación para marcar cuando el metabolismo está sufriendo un cambio significativo. A partir de que el cuerpo está en pleno cambio, el porcentaje de carbohidratos y grasas que se queman varía si se compara con el estado de reposo. Existen dos niveles para esta prueba: el VT1 Y VT2. Mientras que en el primer nivel la respiración puede escucharse y se siente que es costoso coger oxígeno, en el segundo se irá incrementando la intensidad del ejercicio hasta que no puedas hablar y respirar al mismo tiempo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS