Foto: Instagram // Jacob Puzey
Actualidad / Running / Tommy Rivers "Puzey" sigue luchando contra el cáncer a la espera de un trasplante de médula ósea

Tommy Rivers "Puzey" sigue luchando contra el cáncer a la espera de un trasplante de médula ósea

Después de semanas de pruebas en hospitales de todo el país, Tommy Rivers, de 36 años y atleta de Flagstaff (Arizona), recibió el pasado mes de julio un diagnóstico médico en firme tras presentar dificultades respiratorias serias, que le obligaron a utilizar un respirador para seguir con vida. Sus doctores diagnosticaron al triatleta y ultracorredor estadounidense un agresivo cáncer llamado linfoma nasal de células NK/T.

Afortunadamente, y tras tres meses de lucha sin cuartel, parece que Puzey mejora de forma lenta, aunque con mucho camino por recorrer todavía. Durante las últimas semanas fue desconectado de las máquinas que le mantenían con vida y fue dado de alta de la Unidad de Cuidados Intensivo del Centro Médico HonorHealth Scottsdale Osborne en el área de Phoenix. Los médicos también redujeron de tamaño el tubo de traqueotomía que le brindaba asistencia respiratoria la semana pasada.

Foto: Instagram // Jacob Puzey

Trasplante de médula ósea en las próximas semanas

A pesar de esta cierta mejoría, su estado de salud sigue siendo muy grave dentro de la unidad de oncología, donde en breve recibirá la quinta ronda de quimioterapia agresiva. Sus médicos y familiares son optimistas dentro de la situación sobre su progreso, pero reconocen que le queda un largo camino por recorrer en su lucha contra el cáncer y debe ganar más fuerza y ​​estabilidad para poder someterse a un trasplante de médula ósea en las próximas semanas.

Rivers, además de ser una figura muy conocida en la comunidad de corredores americanos, ejerce sobre todo como marido de su esposa, Steph, y es padre de tres niñas. A través de Instagram, Rivers Puzey dio a conocer lo que le estaba pasando antes de caer enfermo. Estando corriendo en el Gran Cañón con su amigo Derrick Lytle, empezó a sentirse mal.

"Fue una noche bastante dura", decía entonces. "No pensaba que fuera a salir de ahí". Las cosas fueron "de mal en peor muy rápido", pero añade que tuvo la suerte de tener a Lytle con él, que le ayudó a salir del cañón. Después de regresar a casa, Rivers Puzey dice que asumió que había contraído COVID-19, y trató de recordar con quién había estado en contacto en las semanas anteriores para hacerles saber que ellos también podrían estar infectados.

Fue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) con síntomas compatibles con la neumonía o el COVID-19, enfermedad de la que le hicieron la prueba hasta en tres ocasiones con resultado negativo.

Tommy Puzey fue revivido del coma inducido médicamente a fines de agosto. Los médicos determinaron la semana pasada que había mejorado lo suficiente como para que le quitaran el ventilador y la oxigenación por membrana extracorpórea. Fue trasladado de la UCI a la unidad de oncología el 30 de septiembre, poco después de que los médicos determinaran que la masa cancerosa en sus pulmones se había reducido en aproximadamente un 50 por ciento desde el momento en que se descubrió a fines de julio.

Los médicos examinaron a los cinco hermanos de Rivers para ver si había una coincidencia de ADN óptima para un trasplante de médula ósea y, afortunadamente, Katie Hendrickson, su hermana de 40 años, resultó ser compatible. Pero antes de que pueda llevarse a cabo el trasplante, Puzey tendrá que soportar y recuperarse de la última fase de quimioterapia y lograr recuperarse lo suficiente como para soportar los rigores de una operación de trasplante de médula ósea.

Incluso si el trasplante de médula ósea se realiza con éxito, Tommy aún podría necesitar rondas adicionales de quimioterapia, por lo que parece que permanecerá hospitalizado durante las próximas semanas, dijo su hermano. Cada ronda tarda entre cinco y siete días en completarse, pero luego su cuerpo tarda varias semanas en absorberla por completo y los médicos pueden evaluar los resultados. Tommy ha comenzado a hacer fisioterapia básica, pero también deberá someterse a una extensa terapia ocupacional y terapia del habla.

Seguiremos muy de cerca el estado de salud de uno de los corredores y triatletas más queridos en estos momentos en su país.

ARTÍCULOS RELACIONADOS