Foto: Epic Swim
Actualidad / Natación / Un equipo de relevos, primero en completar la travesía del lago Michigan

Un equipo de relevos, primero en completar la travesía del lago Michigan

El lago Míchigan es uno de los cinco Grandes Lagos de Norteamérica. Tiene una superficie de 57.750 kilómetros cuadrados, es el mayor lago perteneciente a un único país y el quinto a escala mundial, con una profundidad que llega a alcanzar los 280 metros.

Y Jon Ornée ha querido cruzar desde siempre este lago que divisaba desde su casa en Holland (Michigan) intentando alcanzar con la vista dónde terminaba, algo muy complicado cuando la distancia es de casi 130 kilómetros. Para el protagonista de esta historia, el lago Michigan es algo que está unido a su memoria desde que era pequeño, y que admira por la maravilla que supone este "océano de agua dulce".

Jim Dreyer, el único nadador que ha terminado con éxito la travesía

Esta fascinación de toda la vida por el lago Michigan se incrementó cuando conoció la historia de Jim Dreyer, la única persona que ha logrado atravesar a nado con éxito el lago. Muchos lo han intentado, pero Dreyer es el único que ha conquistado con éxito las largas e impredecibles olas del lago Michigan.

Ornée, que proviene de una familia de nadadores y competidores universitarios de deportes acuáticos, fue la "oveja negra" de la saga, y optó por los musicales en la escuela secundaria y la pista cubierta en lugar de las competiciones de natación y los partidos de waterpolo. Pero eso cambió cuando descubrió el triatlón al cumplir los 20 años: "Hoy en día, nado más que cualquiera de mis hermanos".

Cada vez que Ornée nadaba en aguas abiertas en el lago Michigan, sentía cada vez más curiosidad por saber qué se necesitaba para llegar al otro lado. "Hace siete años pensé en la idea de una travesía de relevos de seis personas con mis cinco hermanos. Les propuse la idea, pero estamos dispersos por todo el mundo y no era realista. Desde entonces, he estado reflexionando sobre la idea".

La reflexión se convirtió en acción en 2019, cuando un todoterreno chocó contra Ornée mientras entrenaba. La experiencia cercana a la muerte le hizo priorizar temas en su vida comenzando con lo que él bautizó como "Nado épico" atravesando el lago Michigan.

Tan pronto como se recuperó de la operación a la que fue sometido para volver a juntar su brazo derecho, comenzó a reclutar un equipo de relevos para seguir la ruta de 88 kilómetros de Jim Dreyer. El primero en apuntarse fue su hermano, Dave. Luego se unió Matt Smith y Todd Suttor, compañeros del equipo de triatlón Michigan Awesome. El ex nadador del estado de Ohio, Jeremy Sall, también se unió al equio poco después, y Nick Hobson, una leyenda local de la natación con ambiciones de cruzar el lago en solitario, completó el equipo.

Foto: Epic Swim

La logística, el mayor problema

Con las piscinas cerradas debido al COVID-19, el equipo entrenó cuatro días por semana, primero en un estanque local, que se calentó antes que el lago Michigan, y luego más tarde en el propio lago. Pero el equipo descubrió que entrenar para un maratón de natación era fácil comparado con toda la organización y logística del evento:

"La logística fue la parte más difícil, honestamente", dijo Ornée. "El mayor desafío fue encontrar un barco/capitán con mucha flexibilidad. De nuestras conversaciones con personas que lo intentaron y fracasaron en el pasado, quedó claro que el clima fue el factor más importante. Elegimos una ventana de tres semanas y esperábamos elegir un día con condiciones favorables. Encontrar un barco y un capitán para una aventura sin una fecha firme era casi imposible."

Otro gran desafío fue el momento de la natación en sí. Con vientos y corriente, el equipo esperaba que la travesía durara al menos 24 horas, lo que significaba que tendrían que nadar toda la noche. "Decidir si empezar por la mañana o por la tarde era una consideración importante.

¿Abordamos la parte nocturna mientras estamos frescos e intentamos nadar antes de que los vientos y las corrientes giren hacia el este más tarde en el día?" La visibilidad también era una preocupación. Después de una minuciosa investigación, el equipo iluminó su barco, sus cuerpos y el agua de todas las maneras posibles. Luces en la parte trasera del barco, una luz LED en la correa de las gafas, luces LED fijadas a las boyas de seguridad y barras de brillo en las cremalleras de nuestros trajes neopreno. También crearon una "línea de carril" de barras luminosas en el agua para garantizar la seguridad de los nadadores y una buena visibilidad para la tripulación.

La fecha, el 11 de agosto

Después de meses de entrenamiento, planificación y seguimiento obsesivo del tiempo, el equipo encontró una ventana de condiciones perfectas el 11 de agosto. A las 4:15 p.m., seis nadadores, seis miembros del equipo y un cineasta partieron del Faro de Rawley Point en dos Ríos, Wisconsin, con la esperanza de convertirse en el primer equipo de natación de relevo que emerge con éxito al otro lado del Lago Michigan.

"Cuando saltamos para empezar a nadar en la orilla de Wisconsin, el agua estaba a 10 grados. Hubo una conmoción inicial… ¿en qué me estoy metiendo?" dijo Ornée.

Siguiendo las reglas de relevos establecidas por la Federación de Nadadores de Maratón, los seis nadadores completaron la primera milla juntos, y luego pasaron a un estilo de relevos con un nadador en el agua sin asistencia en todo momento. Cada 30 minutos, un nuevo nadador se zambullía desde el barco de apoyo, nadaba detrás del nadador anterior, y completaba el intercambio de relevos con un choque de manos en el agua.

Las aguas del lago Michigan finalmente se calentaron hasta los 21 grados, pero la noche presentó un nuevo desafío: "Tuvimos olas de más de un metro durante casi cuatro horas, lo que hizo que nadar fuera un poco difícil y descansar en el barco fuera todo un reto". Aún así, los miembros del equipo continuaron. Veinte horas y 50 minutos después, el equipo salió del agua en el faro de Big Sable Point en Ludington, Michigan, convirtiéndose en el primer equipo de relevos en cruzar el lago Michigan con éxito.

Uno de los miembros del equipo de relevos Nick Hobson tiene grandes planes para el próximo verano, esta vez, quiere convertirse en el segundo nadador (y el más rápido) en completar la travesía en solitario a través del lago Michigan.

Fuente: Triathlete Magazine

ARTÍCULOS RELACIONADOS