Una deshidratación del 3% supone un 30% de pérdida de rendimiento físico
Salud y Nutrición / Una deshidratación del 3% supone un 30% de pérdida de rendimiento físico

Una deshidratación del 3% supone un 30% de pérdida de rendimiento físico

La relación entre la hidratación y el rendimiento físico es un tema de gran interés tanto para atletas profesionales como para entusiastas del deporte. La deshidratación, incluso en niveles aparentemente menores, puede tener efectos significativos en la capacidad de una persona para realizar actividades físicas.

En este artículo, exploraremos cómo una deshidratación del 3% puede traducirse en una pérdida de rendimiento físico de hasta el 30%, gracias una observación del reconocido médico Antelm Pujol, quien resaltó en un tweet la crítica relación entre la hidratación y la capacidad atlética.

Importancia de la hidratación en el rendimiento físico

La hidratación es fundamental para mantener el funcionamiento óptimo del cuerpo humano. El agua juega un papel crucial en la regulación de la temperatura corporal, la lubricación de las articulaciones y el transporte de nutrientes y oxígeno a las células.

"La adecuada hidratación es esencial no solo para la salud general, sino también para el rendimiento deportivo," afirma el Dr. Antelm Pujol. Durante el ejercicio, la importancia de la hidratación se magnifica, ya que el cuerpo pierde agua a través del sudor en un intento de enfriarse. Mantener un equilibrio adecuado de líquidos es esencial para evitar la fatiga, preservar la fuerza y garantizar la máxima capacidad de rendimiento.

La falta de ingesta de líquidos puede provocar deshidratación. Esto ocurre cuando el cuerpo pierde más líquidos de los que ingiere. Aunque los síntomas iniciales pueden ser leves, como sed y fatiga, una deshidratación del 3% puede comenzar a afectar seriamente la función fisiológica.

A este nivel, pueden presentarse síntomas como sequedad en la boca, disminución del volumen de orina, piel seca, aumento de la frecuencia cardíaca y, en casos severos, mareos y confusión. Estos efectos pueden obstaculizar significativamente la capacidad del cuerpo para realizar ejercicios y actividades físicas.

running agua hidratación motivos para comenzar a entrenar triatlón
Foto: ITU Media // Janos Schmidt

Cómo el 3% de deshidratación afecta al rendimiento físico

La pérdida de solo el 3% del peso corporal en agua puede llevar a una reducción notable en el rendimiento físico. Esta disminución se debe a varios factores, incluyendo una reducción en la capacidad del cuerpo para regular la temperatura, un menor volumen sanguíneo y una disminución en la eficiencia del transporte de oxígeno a los músculos. 

Diversos estudios han demostrado el impacto negativo de la deshidratación en el rendimiento físico. Investigaciones indican que incluso una deshidratación leve puede resultar en una disminución significativa de la resistencia, la fuerza y la capacidad de ejercicio. La evidencia sugiere que mantener una hidratación adecuada es esencial para maximizar el rendimiento y evitar la pérdida de capacidad física.

La deshidratación no solo afecta el rendimiento físico en el corto plazo. También puede tener consecuencias significativas a largo plazo para la salud y el bienestar general de un individuo. La pérdida de rendimiento no es simplemente una cuestión de disminución en la eficiencia durante el ejercicio o la competencia; también puede conducir a una recuperación más lenta y a un mayor riesgo de lesiones.

Cuando el cuerpo no está adecuadamente hidratado, la sangre se espesa, lo que aumenta el esfuerzo del corazón para bombear sangre a los músculos y otros órganos. Esto puede reducir la capacidad de los músculos para trabajar eficientemente y aumentar la fatiga, lo que a su vez puede aumentar el riesgo de esguinces, calambres y otras lesiones musculares. Además, la deshidratación crónica puede afectar negativamente al sistema inmunológico, haciendo al cuerpo más susceptible a infecciones y enfermedades.

Más allá de las implicaciones físicas, la deshidratación también puede tener un impacto psicológico, afectando la concentración, el estado de ánimo y la capacidad cognitiva. La falta de hidratación adecuada puede llevar a síntomas como dolores de cabeza, irritabilidad y dificultad para concentrarse, lo que puede disminuir la calidad de vida y afectar negativamente el rendimiento en tareas diarias fuera del ámbito deportivo. 

jan frodeno hidratacion agua
Foto: Flickr // hendrikaufmkolk

Estrategias de hidratación para atletas y deportistas

Para prevenir la deshidratación y sus efectos adversos, es crucial adoptar estrategias de hidratación efectivas. Esto incluye beber líquidos regularmente a lo largo del día, especialmente antes, durante y después del ejercicio.

La utilización de bebidas deportivas que contienen electrolitos puede ser beneficiosa durante ejercicios prolongados. También es de ayuda en condiciones de calor extremo para reponer las sales perdidas a través del sudor.

Algunas de las recomendaciones para evitar la deshidratación se centran en el reconocimiento temprano de sus signos y síntomas y en la implementación de prácticas de hidratación proactivas. Es fundamental escuchar al cuerpo y beber agua o bebidas deportivas en respuesta a la sed y a las necesidades fisiológicas específicas derivadas del ejercicio y las condiciones ambientales.

ARTÍCULOS RELACIONADOS