Foto: Envato Elements
Entrenamientos / Triatlón / 7 grandes ventajas de entrenar por la mañana

7 grandes ventajas de entrenar por la mañana

Hay que reconocer que a la gran mayoría de los triatletas nos cuesta salir a entrenar bien temprano: en invierno por el frío que supone, y en verano por la pereza que da, pese a que posiblemente sean las horas de temperatura más aceptable.

Asumimos que levantarse a las cinco de la mañana no es sencillo, incluso para los deportistas de élite. A todos nos cuesta activar el cuerpo.

Javier Gómez Noya, hace unos meses, reconocía que incluso para él las mañanas eran complicadas. "El día que te da pereza te levantas por la mañana, caminas y te parece que el cuerpo todavía no ha engrasado, y te duele todo. Ese día lo último que te apetece es entrenar".

¿Cómo actúa nuestro cuerpo por las mañanas?

Esta "falta de engrase" a la que se refiere el gallego tiene explicación física: la activación neuromuscular sufre un receso aproximado de dos horas en esa fase matinal postsueño, afectando a nuestro tono muscular y a la frecuencia de impulsos nerviosos.

Esto tiene una derivada en nuestro rendimiento físico, ya que tenemos una menor producción de fuerza máxima, de potencia y una peor capacidad propioceptiva.

Sin embargo, una vez que te acostumbras, muchos no cambiarían sus ejercicios a esas horas de natación, bicicleta o carrera por nada en el mundo.

Qué debo tener en cuenta al entrenar por la mañana

Si quieres entrenar por la mañana pronto deberías seguir estos consejos:

En primer lugar, busca ejercicios sin impacto y en la medida de lo posible evita el running en ayunas, a no ser que estés entrenando de manera específica el trabajo en deplección.

Desde nuestro punto de vista, los entrenamientos matutinos deberían de ser rodajes en el rodillo, rodajes de carrera a pie o nataciones de acumular volumen. Y siempre de intensidad baja.

Si estás acostumbrado a las dobles sesiones, nosotros centraríamos el bloque matutino a la zona aeróbica.

Evita, por otro lado, los ejercicios que supongan movimientos bruscos, ya que articularmente nuestro cuerpo no está como a mediodía o por la tarde.

Ventajas de entrenar por la mañana

¿En qué me beneficia entrenar temprano por la mañana?

En primer lugar, controlas la hora de dormir, ayudando a tu cuerpo a cumplir con las ocho horas de sueño recomendadas. En este sentido, recuerda que en su momento hicimos un extenso artículo sobre cómo afecta la falta de sueño a nuestro rendimiento deportivo. Y no es precisamente de manera positiva.

Por otro lado, una vez que te acostumbres a entrenar por la mañana, tus biorritmos se acostumbrarán de tal manera que no necesitarás de una alarma. Será tu propio cuerpo quien se autorregulará y despertará de manera más relajada que con una alarma.

Al entrenar la base aeróbica, estaremos dándole -de manera inconsciente- una mayor importancia al calentamiento. El riesgo de lesión será menor.

Si lo que haces es salir a correr a exterior a primera hora de la mañana, notarás que al cruzarte con otros runners, la conexión es distinta. Emocionalmente, te sientes mucho más fuerte sabiendo que haces algo que a la gran mayoría le supone un gran esfuerzo.

entrenar por la mañana
Foto: Envato Elements

Y al mismo tiempo, otra gran ventaja, es que en determinados momentos del año evitarás el tener que entrenar en momentos en los que la temperatura es básicamente insoportable. En invierno, sin embargo, el frío matutino se evita escogiendo una buena ropa ciclista.

Organizativamente, entrenar por la mañana es muchísimo mejor: te ayuda a coordinar el día, ya que has ahorrado una hora u hora y media que después toca meter con calzador en la agenda.

Piensa, sin ir más lejos, en la mayoría de triatletas profesionales. El momento de introducir la natación suele ser muy temprano.

Y no nos olvidemos de otra gran ventaja como es la seguridad: entrenar a primera hora de la mañana es más seguro que hacerlo en las horas centrales del día. Piensa en las carreteras por las que transitas con la bicicleta (en la mayoría de los casos), suelen ser comarcales o nacionales pequeñas.

Si tienes que salir a media mañana, o media tarde, es mucho más probable que te encuentres más tráfico del deseado. Sin embargo, a primera hora, el volumen de vehículos será mucho menor.

Y todo, con la satisfacción personal de saber que entrenas mientras el resto del mundo está durmiendo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS