Foto: Instagram // Víctor Arroyo
Actualidad / Triatlón / Víctor Arroyo, el triunfo de tener un plan y confiar en él

Víctor Arroyo, el triunfo de tener un plan y confiar en él

El nuevo campeón de España de larga distancia no es un triatleta al uso. Se entrena a sí mismo desde 2015 y planifica al detalle todas las aristas de la carrera.

Víctor Arroyo se plantó en Platja d'Aro con una idea y la ejecutó hasta las últimas consecuencias. "Soy una persona que planifica la carrera, la entrena y sigue el plan", nos cuenta sobre su forma de funcionar. ¿Funciona? Sí, en Girona pudo con todos menos con Laidlow.

"La carrera fue tal y como había planeado salvo alguna cosa", Arroyo clavó los vatios, las brazadas, los ritmos, lo hizo todo como él quería. Sin embargo, como dice el bueno de Cameron Wurf, el triatlón de larga distancia también tiene mucho de improvisación.

"La natación fue muy cómoda, salí bastante bien en el grupo de 57 minutos", comenta a Planeta Triatlón sobre un primer segmento que resultó agradable.

Son cosas que no trascienden, pero el subcampeón fue uno de los que se pegó un costalazo en la transición. "Me di un golpe en la cadera y luego necesité unos kilómetros para entrar en calor", al igual que tampoco estaba en su hoja de ruta tener problemas con el cambio en uno de los puertos

El triatleta de Tri Infinity llevaba en la cabeza los vatios que tenía que mover y los clavó. Su bicicleta fue de cinco horas y dos minutos, y todo en un circuito con 2.400 de desnivel "en un evento que no era de mis características".

¿Y si hubiera conocido un poco más el circuito ciclista?

El tramo ciclista del TradeInn 140.6Inn está siendo la comidilla de los participantes. Duro, serpenteante, imprevisible, bacheado, y para ir con cuidado. "El circuito de bici era duro pero muy muy divertido, fue divertidísimo, pero entiendo que haya gente que no lo lleve tan bien", argumenta Víctor sobre el gran atractivo de este triatlón.

El nuevo campeón de España salió a los 180 kilómetros sin haber podido reconocer el circuito y eso le martillea constantemente. Víctor tiene la sensación de que habiendo arriesgado "en las bajadas de los puertos" podría haber peleado la victoria con Laidlow.

Sin embargo esa ambición choca con el sentido común que todos aplicamos cuando tomamos riesgos que no controlamos. "Vi caerse muy cerca de mí a Ángel Salamanca", nos cuenta dando a entender que en esas situaciones por mucho que quieras bajar más rápido, te lo piensas dos veces.

El autoentrenamiento, una opción que no sirve para todos

Desde 2015 Víctor Arroyo lleva las riendas de su destino deportivo. Él planea sus entrenamientos, él escucha a su cuerpo y él se da su propio feedback. "El autoentrenamiento es algo muy psicológico y tienes que ser muy responsable con lo que planificas", explica sobre una forma de entrenar que han intentado muchos, pero que pocos han logrado ejecutar con éxito.

Su caso es diferente, porque al escucharle hablar, da la impresión de que sabe hacia dónde va. Un ejemplo es su carrera a pie, su mejor maratón lo tiene marcado corriendo a 4:08 el kilómetro, pero en los entrenamientos de este año, su cuerpo daba para más.

"Estoy entrenando a 3:55, así que salió bien", de hecho Arroyo Bugallo sabe el tiempo que habría hecho en 42 kilómetros y no en 40 como se corría en Girona. Es todo cálculo, datos y precisión, sin lecturas subjetivas.

La mejor prueba de que el plan está funcionando

Víctor Arroyo quedó tercero en el TradeInn 140.6Inn
Foto: Instagram / 140.6Inn

"Ganar el campeonato de España me da mucha motivación y la confianza de que estoy haciendo bien las cosas. Y no solo en mí, también en mis alumnos, Álvaro Basagoiti ha sido campeón de España en Girona en su grupo de edad".

Si da buen resultado con uno mismo y también con un pupilo, doble comprobación, es que el método funciona. El campeonato de España le llega a Víctor Arroyo en el mejor momento y con una meta clara: "volver a Kona, como profesional".

Su plan es ir a Hawái en 2022, pero en triatlón a veces los planes cambian.

ARTÍCULOS RELACIONADOS