Voy a empezar a entrenar en serio: ¿debería suplementarme?
Foto: Instagram / Roberto Sánchez Mantecón
Salud y Nutrición / Triatlón / Voy a empezar a entrenar en serio: ¿debería suplementarme?

Voy a empezar a entrenar en serio: ¿debería suplementarme?

Cuando empezamos a tomarnos el deporte en serio, nadie quiere ser el último del grupo. Y es ahí cuando empezamos a interesarnos por toda herramienta que, de un modo u otro, ayude a mejorar nuestro rendimiento.

Aumentamos el volumen de entrenamiento y la intensidad, cuidamos el descanso y la recuperación, dormimos más, comemos mejor o incorporamos suplementos a nuestra dieta.

Estos son algunos de los caminos básicos que conducen a una mejora del rendimiento y la forma física. Sin embargo, mientras nadie pone en duda la necesidad del entrenamiento para convertirse en mejor deportista, aún existen deportistas que no dan a la nutrición y la suplementación deportiva la importancia que merece.

Si has empezado a entrenar en serio, también debe tomarte en serio ambas. Pero sobre todo la suplementación. Y si no tienes claro los porqués, no te preocupes, porque vamos a verlos de la mano de Crown Sport Nutrition.

No siempre podemos llevar una alimentación correcta

Compaginar ocho, diez, doce horas de entrenamientos a la semana (algunos deportistas incluso más), trabajo, familia y diversas obligaciones puede convertirse en un auténtico rompecabezas.

No somos profesionales y no podemos centrarnos al 100% en cuidar al detalle cada uno de los aspectos que influyen en el rendimiento, así que, a veces, alguno de esos pilares puede fallarnos.

Por ejemplo, la alimentación. Con el ritmo de vida que llevamos puede ser complicado llevar una correcta alimentación. A muchos no toca comer fuera, en el trabajo, a deshoras o simplemente no tenemos el tiempo para cocinar y alimentarnos como deberíamos.

desórdenes alimenticios
Foto: Envato Elements

Pero lo que sí que podemos hacer es pautar una suplementación correcta que nos haga rendir más en el entrenamiento y que nos ayude a recuperar mejor.

Cuando la exigencia del entrenamiento empieza a ser alto, el agua, los frutos secos y la fruta dejan de ser suficientes.

Necesitamos más carbohidratos y de mejor absorción

Uno de los principales culpables de la disminución del rendimiento es el agotamiento de los depósitos de glucógeno, es decir, de nuestra gasolina. El glucógeno se forma en nuestro cuerpo a partir de los carbohidratos, de ahí la importancia de incluir este macronutriente en nuestra alimentación. Sin carbohidratos no hay energía.

Durante los entrenamientos, podemos optar por fuentes de hidratos de carbono como los plátanos o los dátiles. Son alimentos fáciles de masticar y digerir e ideales en sesiones de baja intensidad y/o duración.

Sin embargo, si las cosas se ponen difíciles, nuestro cuerpo demanda un aporte más rápido y, sobre todo, más digerible de estos nutrientes. En este contexto, el plátano o el dátil no son suficientes.

Necesitamos productos diseñados con este fin específico, como, por ejemplo, los geles energéticos. Entre otros nutrientes, aportan carbohidratos de manera rápida, digerible y en las proporciones adecuadas para evitar el colapso físico y poder mantener nuestro rendimiento.

El agua no es suficiente

Como hemos visto en otros artículos, la hidratación es otra de las claves para mejorar el rendimiento. Pero, al igual que ocurre con los carbohidratos, cuando el tiempo y la intensidad del entrenamiento son mayores o en condiciones de mucho calor y humedad, el agua no es suficiente.

Para mantener el rendimiento, debemos combatir la pérdida de líquido que se produce a través del sudor, un “mal” necesario para regular nuestra temperatura corporal y por el que, además, se pierden otros nutrientes importantes.

¿Y cómo podemos hacer frente a esa pérdida? Añadiendo las famosas sales al agua. Entre ellas, la más clave es el sodio, responsable, entre otras cosas, de retener el agua dentro de nuestro cuerpo.

Ese es justamente el papel de lo que nos aportan las bebidas deportivas, cantidades adecuadas de sales minerales para optimizar la hidratación sin poner en peligro la digestibilidad y, por lo tanto, el rendimiento.

Acelerar la recuperación

Cuidar la recuperación es fundamental para lograr ser consistente en nuestros entrenamientos.

Si no lo hacemos de forma adecuada, es probable que la fatiga, las molestias, las agujetas o incluso las lesiones puedan poner en peligro nuestros próximos entrenamientos.

Roberto Sánchez Mantecón Crown Sport Nutrition
Foto: Instagram / Roberto Sánchez Mantecón

Por suerte, existen suplementos cuyo fin es evitar o minimizar estos problemas, como son los recuperadores, más conocidos como Recoverys. Estos suplementos no pueden ser nunca sustitutos de una alimentación completa y adecuada, pero suponen un plus para optimizar la recuperación y hacerlo de manera más rápida, dado que aportan todo lo necesario (carbohidratos, proteínas, sales, aminoácidos, etc.) para acelerar la recuperación completa, tanto energética como muscular, según la ciencia.

ARTÍCULOS RELACIONADOS