Todos los secretos para aprovechar al máximo tus zapatillas de running
/ Running / Todos los secretos para aprovechar al máximo tus zapatillas de running

Todos los secretos para aprovechar al máximo tus zapatillas de running

La evolución el mundo de los complementos deportivos es un hecho. Desde los inicios del siglo XXI hasta la actualidad, las diferentes marcas han colocado al frente de sus proyectos a las personas más cualificadas para dar con la tecla con el fin de encontrar el producto perfecto, idóneo para la mayoría de deportistas del mundo.

Parece una absoluta utopía imaginar que unas zapatillas de running sirvan para todo el mundo, aunque las empresas se empeñen en esa labor. En el caso concreto de las zapatillas para correr, el fin a perseguir durante este tiempo es el equilibrio entre durabilidad y ligereza. Aunque esta última característica se está imponiendo sobre la cantidad de kilómetros que puedes realizar con este calzado.

Las zapatillas de running diseñadas hace ocho o diez años se dividían en tres categorías: zapatillas amortiguadas, medias y mixtas o de pista. Este último modelo tenía un tacón mínimo para permitir la ligereza en sesiones de entrenamiento o competiciones en pista, que sirve como sustituto de las zapatillas con clavos.

Sistema Boost, toda una revolución

A principios de la década anterior, la marca alemana Adidas lanzó al mercado el modelo Ultra Boost cuya parte trasera contaba con una amortiguación enorme, pero un suele finísima en la zona de la punta del pie. Este novedoso sistema supuso una revolución. La vida útil de las zapatillas existentes en el mercado rondaba los 800 kilómetros, como máximo. El, por entonces, último grito de zapatillas de running podría extender su durabilidad hasta los 1.000 kilómetros, como mínimo.

Adidas black friday 2021
Foto: Adidas

Cierto es que este modelo era un poco pesado si lo comparamos con la gama de calzado que se está imponiendo en el mercado. La aparición de la suela de carbono y la constante búsqueda de la ligereza han condicionado, de manera negativa, la durabilidad de las diversas opciones disponibles en el mercado.

Factores influyentes en el desgaste

A la hora de invertir tu dinero en unas zapatillas para realizar entrenamientos o competir con ellas, debes tener en cuenta ciertos aspectos importantes si quieres sacar el máximo partido a las herramientas que te pueden otorgar un plus en el rendimiento:

  • El factor más importante para el desgaste de la zapatilla es el peso corporal del deportista. Las personas con un peso en torno a los 65-70 kilos, quizás les interese una zapatilla donde la durabilidad sea la principal característica. En cambio, corredores que estén rondando los 90 kilos deberían fijarse en la amortiguación del calzado con el objetivo de prevenir lesiones de rodilla.
  • La técnica para correr es otro de los puntos a resaltar. El desgaste será diferente para una persona que contacte con el asfalto con la zona de medio pie que otra que su toma a tierra la haga con la parte del talón. Aquí entra en juego la configuración de la suela de la zapatilla, ya que si nuestra pisada es diferente a la forma de la goma influirá en un mayor desgaste o menos.
  • La cantidad de kilómetros es una de las claves para la durabilidad de las zapatillas. Ya hemos mencionada que este rasgo se ha visto perjudicado en pro de encontrar una zapatilla más liviana. Los modelos actuales, en los que la mayoría tienen un diseño minimalista con suelas de carbono, las marcas estiman una vida útil de solamente 300 kilómetros. Traducción: unas cuantas tiradas largas, una maratón y adiós zapatillas.

Atención: ¿Debo tirar mis zapatillas después tras alcanzar su vida útil?

Nuestro consejo es que no es necesario que tires las zapatillas desgastadas a la basura. Dales una nueva vida usándolas para otro tipo de entrenamiento y ve renovando tu colección de zapatillas para entrenamientos más específicos y/o competiciones.

Una recomendación, si la economía lo permite, es competir con zapatillas lo más ligeras posibles y con suela de carbono. ¿Defecto de esta clase de calzado? Su facilidad para romperse es alta debido a su diseño minimalista. Con solo rozarte con el asfalto o el campo, pueden dejar a las zapatillas inservibles.

Foto: PTO

Al final todo es valorar y comparar que modelo de zapatillas de running se ajusta a tus necesidades. La combinación de, mínimo, dos zapatillas (las más desgastadas para entrenamientos rutinarios y otro par más acondicionado para competiciones) es lo ideal para sacar el máximo rendimiento a nuestro armario.

Otro consejo importante es no dejar una zapatilla, por nuevísima que sea, en el armario sin utilizar. Los materiales de ésta irán degradándose. Las zapatillas deben guardarse en un lugar seco, fresco, donde la humedad no pueda afectar a su durabilidad. Si podéis conservar la caja en la que venían cuando las adquiristeis e, incluso, los típicos cartones para conservar la horma inicial, mejor que mejor.

ARTÍCULOS RELACIONADOS