Materiales / Running / Qué hacer al estrenar zapatillas

Qué hacer al estrenar zapatillas

Estrenar zapatillas es algo deseado por todo deportista. Mola mucho estrenar material nuevo y descubrir cómo encaja con nosotros y nuestro rendimiento. Pero, por desgracia, no siempre "casamos" bien y las consecuencias pueden ser negativas.

En algunos casos estrenar zapatillas puede ser sinónimos de lesión, si no siguen ciertas recomendaciones. Así que vamos allá con cinco consejos para evitar que, algo que debería suponer una alegría, se convierta en una mala experiencia. Esto es lo que tienes que tener en cuenta cuando compres una zapatilla nueva:

La talla

Lo primero que tienes que en cuenta es la talla. Cada marca talla de una manera diferente y nos podemos guiar por diferentes medidas (Europea, americana, etc.). La mejor opción es guiarse por los centímetros.

En la misma etiqueta podemos encontrar este dato y es el que deberíamos tener en cuenta. Algunos podemos tener un pie más largo que otro, pero es algo normal y les pasa a muchos corredores.

Lo ideal es saber cuánto nos mide nuestro pie y añadirle algunos centímetros. En trail ese añadido debe ser mayor, porque en las bajadas el pie puede sufrir aún más.

Empezar por anda-correr

Una vez que te comprar las zapatillas, ¿qué hacemos? Nuestra recomendación es comenzar por un andar-correr. Así podemos comprobar el tacto, su reactividad, etc.

Hacer un rodaje donde metamos bloques andando y corriendo nos ayudará a conocer la zapatilla. Otra forma es hacer series cortas e intensas. Puede sonar a locura, pero casi siempre corremos bien si corremos rápido, la técnica será mejor. Así podemos ver cómo funciona la zapatilla.

Hay que ajustarlas

Las zapatillas nuevas hay que ajustarlas. No basta con elegir bien la talla, tenemos que ajustar los cordones con los diferentes agujeros del upper. De esta forma ajustaremos más o menos la zapatilla al tobillo. Depende de como hagamos esto nuestro pie se moverá más o menos dentro.

zapatillas cordones
Foto: Envato Elements

Plantilla

También debemos tener en cuenta si podemos colocar nuestra zapatilla. En alguna review de nuestro canal de YouTube ya habíamos hablado de un problema habitual en las zapatillas nuevas de placa de carbono.

Las suelas se reducen para ahorrar peso, las plantillas se pegan y hace imposible que metamos la nuestra. Hay zapatillas que dan problemas con esto porque obligan a arrancar la plantilla que traen "de casa".

Sin embargo, no siempre es algo negativo. En algunas ocasiones las propias zapatillas mejoran nuestros datos biomecánicos sin necesidad de plantilla.

Zapatillas del día a día vs zapatilla de correr

Hay deportistas que deciden hacer uso de la zapatilla en su día a día durante un tiempo "para hacerle la forma" andando y después la usan para correr.

Nuestra recomendación es separar muy bien las zapatillas del día a día de las zapatillas de correr. Si las uso en el día a día estoy estropeando la suela y amoldándola a una posición que no es la que tendré cuando corra.

No uses las zapatillas nuevas para ir al gimnasio o andar, porque te las vas a cargar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS