La evolución de la técnica de carrera a lo largo de la historia
/ Running / La evolución de la técnica de carrera a lo largo de la historia

La evolución de la técnica de carrera a lo largo de la historia

La historia de la carrera a pie es casi tan antigua como la historia de la humanidad misma. Desde los primeros homínidos que caminaban erguidos en las planicies africanas, hasta los atletas de élite que vemos en los Juegos Olímpicos modernos, la técnica de carrera ha experimentado cambios y adaptaciones a lo largo de los milenios.

Uno de los estilos de carrera más antiguos y naturales que se conocen es el barefoot, o correr descalzo. Este método, utilizado por nuestros antepasados, permite una conexión directa con el suelo, favoreciendo una pisada más natural y una mejor percepción de la superficie.

Las tribus antiguas, que cazaban y recolectaban, a menudo corrían descalzas por bosques y planicies, desarrollando una técnica de carrera que minimizaba el riesgo de lesiones y maximizaba la eficiencia energética.

La llegada del calzado

Con la invención del calzado, especialmente con la llegada de las civilizaciones más avanzadas, la técnica de carrera comenzó a cambiar. Las sandalias y zapatos protegían los pies de terrenos ásperos, pero también modificaban la pisada natural del ser humano.

En lugares como la antigua Grecia, donde se celebraban competencias atléticas como los Juegos Olímpicos, se popularizó el uso de calzado especial para correr, aunque muchos atletas preferían aún correr descalzos.

Foto: Instagram // Chicago Marathon

La Revolución Industrial del siglo XIX trajo consigo avances en la producción y diseño de calzado deportivo. Con la introducción de materiales como el caucho y técnicas de fabricación avanzadas, se crearon zapatos con suelas más gruesas y amortiguadas, pensadas para brindar comodidad y protección al correr.

Aunque estas innovaciones ofrecían ciertas ventajas, también alejaban al corredor de la conexión directa con el suelo que proporcionaba el correr descalzo.

La época contemporánea

En el siglo XX, con el auge del deporte profesional y la ciencia deportiva, se pusieron de moda técnicas de entrenamiento y tipos de calzado específicos para mejorar el rendimiento de los atletas. Las grandes marcas de ropa deportiva invirtieron millones en investigar y desarrollar el calzado perfecto para correr, priorizando la protección, la tracción y la comodidad.

Sin embargo, a finales del siglo XX y principios del XXI, hubo un resurgimiento del interés en las técnicas de carrera más naturales.

Muchos corredores y profesionales de la salud empezaron a cuestionar si el calzado moderno, con su excesiva amortiguación, realmente era beneficioso. Surgieron estudios que mostraban que correr descalzo, o con calzado minimalista, podía ser beneficioso en términos de técnica, prevención de lesiones y salud general.

Hoy en día, existe una amplia variedad de opiniones y preferencias sobre la técnica de carrera ideal. Algunos prefieren correr con calzado tecnológicamente avanzado, mientras que otros eligen volver a las raíces y correr descalzos o con calzado minimalista.

Lo que es indiscutible es que, a lo largo de la historia, la forma en que corremos ha evolucionado en función de nuestras necesidades, nuestro entorno y nuestra comprensión de la biomecánica humana.

ARTÍCULOS RELACIONADOS