¿Cuánto tiempo se tarda en curar una fascitis plantar?
Foto: Canva
Salud y Nutrición / ¿Cuánto tiempo se tarda en curar una fascitis plantar?

¿Cuánto tiempo se tarda en curar una fascitis plantar?

La fascitis plantar, que se caracteriza por un dolor agudo en la planta del pie, es una de las lesiones más comunes en los pies. Se trata de una dolencia común que afecta principalmente a los corredores y a los deportistas que realizan ejercicios de alto impacto en los pies, como el baloncesto o el vóley.

Un estudio publicado en el "Journal of Athletic Training" analizó la incidencia de lesiones de fascitis plantar en un equipo universitario de baloncesto durante una temporada (Rathleff et al., 2014). Los resultados mostraron que la fascitis plantar fue la lesión más común en el equipo, con una incidencia del 10,8%.

tiempo recuperación fascitis plantar
Foto: Canva

En general, la relación entre la fascitis plantar y la práctica deportiva es importante, ya que la lesión puede afectar significativamente el rendimiento de un atleta y su capacidad para entrenar y competir. Por ello, se trata de una de las lesiones más temidas por este colectivo.

En este artículo trataremos de abordar una de las dudas más frecuentes entre aquellos que padecen esta lesión: el tiempo de recuperación de la fascitis plantar.

Además, dado que no es un fenómeno presente únicamente en deportistas, sino que puede afectar a todo tipo de personas, sean cuales sean sus características, haremos una breve incursión en su causas y el tratamiento adecuado.

¿Por qué se produce la fascitis plantar?

La fascitis plantar es causada por una lesión en la fascia plantar, una banda de tejido conectivo que recubre la planta y que va desde el talón hasta los dedos del pie.

Aunque la causa exacta de la fascitis plantar no se conoce completamente, hay varios factores que se han relacionado con el desarrollo de la lesión: correr sobre superficies duras, tener arcos altos o planos, usar zapatos inadecuados o tener sobrepeso son algunos de ellos.

Un estudio publicado en el "Journal of the American Podiatric Medical Association" encontró que el uso de zapatos inadecuados fue el factor de riesgo más común asociado con la fascitis plantar (Irving et al., 2007).

La práctica deportiva puede ser uno de los factores de riesgo más destacados para desarrollar fascitis plantar. Un estudio publicado en "The American Journal of Sports Medicine" concluyó que los corredores tenían una mayor probabilidad de desarrollar fascitis plantar que los no corredores (Riddle et al., 2003). Además, el estudio también encontró que los corredores que habían experimentado fascitis plantar en el pasado tenían una mayor probabilidad de desarrollarla nuevamente.

Otro publicación, en este caso en "Foot and Ankle International" sugirió que el aumento repentino en la intensidad o duración del entrenamiento puede aumentar el riesgo de desarrollar fascitis plantar en corredores (Clement et al., 1984).

Por lo tanto, es importante que los deportistas aumenten gradualmente la intensidad de su entrenamiento y escuchen las señales de advertencia de su cuerpo para evitar lesiones como la fascitis plantar.

Como vemos, la práctica deportiva puede ser un factor de riesgo para desarrollar fascitis plantar, especialmente en deportes de alto impacto como el running y el baloncesto.

Por ello, los deportistas deben aumentar gradualmente la intensidad de su entrenamiento y tomar medidas preventivas para reducir el riesgo de desarrollar la lesión.

Aunque no debemos olvidar nunca que existen otros factores que pueden contribuir al desarrollo de la fascitis plantar, y es importante abordarlos para prevenir y tratar la lesión adecuadamente.

¿Cuáles son los síntomas de esta lesión?

Los síntomas de la fascitis plantar pueden ser muy debilitantes y limitar la capacidad de un atleta, con las consiguientes consecuencias psicológicas que puede acarrear. En el caso de otras personas, esta lesión puede ser un condicionante importante en su actividad diaria.

Lo síntomas de la fascitis plantar son fácilmente identificables. Entre los más comunes encontramos dolor en el talón y la planta del pie, especialmente después de estar de pie o caminar durante largos períodos de tiempo. Además, la rigidez y la sensibilidad en el pie también son síntomas habituales.

El dolor es más común en la mañana y después de largos periodos de inactividad. También cabe mencionar que Landorf et al., 2006, encontraron que el dolor en la zona del talón es el síntoma más común asociado con la fascitis plantar.

Por otro lado, una investigación lanzada en el "Sports Medicine" analizó los síntomas y signos de la fascitis plantar en deportistas y no deportistas (Bolgla et al., 2011). Los resultados mostraron que los deportistas tenían más probabilidades de experimentar dolor en ambos pies, así como dolor en la parte posterior del talón. También tenían más probabilidades de experimentar dolor en la parte posterior de la pierna.

En algunos casos, la fascitis plantar puede incluso limitar la capacidad de las personas para caminar normalmente. Por lo tanto, es fundamental que las personas, especialmente los atletas, sean conscientes de los síntomas de la fascitis plantar y busquen tratamiento inmediato si experimentan alguno de ellos.

En el caso de los deportistas, incidimos en la necesidad de tomar medidas preventivas para reducir el riesgo de desarrollar la fascitis plantar, como el uso de calzado adecuado y la realización de estiramientos adecuados antes y después del entrenamiento.

Si experimentas síntomas de la fascitis plantar, no negocies el descanso: baja el ritmo, reduce la intensidad y ponte en manos de un profesional si no mejoras.

¿Cuál es el tiempo de recuperación de la fascitis plantar?

Como sucede con cual otra lesión, el tiempo de recuperación de la fascitis plantar depende de varios factores: la gravedad de la lesión, el tipo de tratamiento o la eficacia del mismo son algunos de ellos.

Un estudio publicado en la "Journal of Foot and Ankle Research" concluyó que el tiempo promedio de recuperación de la fascitis plantar en atletas varía entre 8 y 12 semanas (Rompe et al., 2007).

Según Irving et al., 2006, la mayoría de las personas se recuperan completamente en un plazo de seis meses a un año.

Según un estudio publicado en el "Journal of the American Podiatric Medical Association", los pacientes con fascitis plantar leve a moderada experimentaron una mejoría significativa en los síntomas después de seis semanas de tratamiento no quirúrgico, con una tasa de éxito del 72% (Lemont et al., 2003).

Como decimos, es importante tener en cuenta que el tiempo de recuperación puede verse afectado por una serie de factores, incluyendo la gravedad de la lesión, el cumplimiento del paciente con el tratamiento, la edad del paciente, la salud general y la actividad deportiva que realiza el paciente.

Por ello, el tiempo de recuperación de la fascitis plantar oscila entre diferentes sujetos. Es posible que algunos pacientes experimenten una recuperación más rápida o lenta que otros.

Las personas que buscan recuperarse de la fascitis plantar deben seguir cuidadosamente las recomendaciones de su médico o fisioterapeuta. En el caso de deportistas, es crucial no apresurarse para regresar a la actividad deportiva completa. Regresar demasiado pronto puede aumentar el riesgo de lesiones recurrentes o de empeorar la lesión existente.

En resumen, el tiempo de recuperación de la fascitis plantar varía dependiendo de la gravedad de la lesión y de cómo se maneje el tratamiento.

¿Qué tratamientos existen para acortar el tiempo de recuperación de la fascitis plantar?

Hay varios tratamientos que se utilizan para tratar la fascitis plantar: el reposo, la terapia física, los medicamentos y la terapia de ondas de choque están entre los más comunes. En casos graves, se puede recomendar la cirugía.

"The Journal of Foot and Ankle Surgery" publicó un estudio de Othman et al. en 2017 donde se encontró que la terapia de ondas de choque era más efectiva que otros tratamientos en pacientes con fascitis plantar crónica.

En casos leves, se pueden utilizar medidas de autocuidado, como estiramientos y descanso, mientras que en casos más graves se pueden necesitar tratamientos más agresivos, como fisioterapia, ortesis y cirugía.

calzado fascitis plantar
Foto: Canva

En otro estudio publicado en el "Journal of Orthopaedic & Sports Physical Therapy", Rathleff et al. concluyeron que la terapia física es efectiva para reducir el dolor y mejorar la función en pacientes con fascitis plantar. La terapia física puede incluir ejercicios de estiramiento, ejercicios de fortalecimiento y técnicas de masaje para reducir la tensión en la fascia plantar.

El uso de ortesis y plantillas también se ha mostrado como un tratamiento común para la fascitis plantar. Estos dispositivos pueden ayudar a reducir la presión en el pie y mejorar la distribución del peso corporal, lo que puede reducir el dolor y la inflamación.

Un estudio publicado en la revista "Foot & Ankle International" encontró que el uso de plantillas ortopédicas era efectivo para reducir los síntomas de la fascitis plantar en pacientes activos (Kogler et al., 2003).

En casos más graves de fascitis plantar, se puede requerir cirugía. La cirugía se utiliza generalmente como último recurso cuando otros tratamientos no han sido efectivos.

Un estudio publicado en el "Journal of Bone and Joint Surgery" concluyó que la cirugía es efectiva para reducir el dolor y mejorar la función en pacientes con fascitis plantar crónica (DiGiovanni et al., 2003).

En conclusión, el tratamiento de la fascitis plantar puede variar dependiendo de la gravedad de la lesión. Los tratamientos pueden incluir medidas de autocuidado, terapia física, ortesis y cirugía.

Es importante que los atletas busquen tratamiento inmediato si experimentan síntomas de la fascitis plantar y sigan las recomendaciones del médico o fisioterapeuta para prevenir la recurrencia de la lesión.

Una lesión común que requiere paciencia

Es importante destacar que la fascitis plantar puede requerir un tiempo significativo de recuperación y, en algunos casos, puede persistir durante varios meses. Por lo tanto, es necesario ser pacientes y cuidadosos al abordar esta lesión.

Un estudio publicado en la revista "Foot and Ankle International" evaluó los resultados del tratamiento conservador de la fascitis plantar en atletas. Los autores encontraron que la mayoría de los pacientes experimentaron una mejoría significativa después del tratamiento conservador, aunque algunos casos requirieron una combinación de terapias (Huffer et al., 2003).

Los autores también destacan la importancia del tratamiento temprano y la prevención para evitar la aparición de la lesión.

En resumen, la fascitis plantar es una lesión común que puede afectar a los atletas y personas activas. La prevención y el tratamiento adecuados son clave para minimizar el riesgo de lesiones y promover una recuperación exitosa. Por ello, la atención médica temprana es una herramienta fundamental para maximizar la posibilidad de una recuperación rápida y completa.

ARTÍCULOS RELACIONADOS