Diferencias entre variabilidad de la frecuencia cardíaca y frecuencia cardíaca en reposo
Foto: Roj Ferman
Salud y Nutrición / Triatlón / Diferencias entre variabilidad de la frecuencia cardíaca y frecuencia cardíaca en reposo

Diferencias entre variabilidad de la frecuencia cardíaca y frecuencia cardíaca en reposo

Hace unos días que hablábamos sobre cómo empezar a medir la variabilidad de la frecuencia cardíaca, un término que cada vez está más asentado en el mundo del deporte de resistencia.

Sin embargo, para muchos deportistas este concepto aún genera confusión. El principal motivo es que no se conocen la diferencias entre variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC) y frecuencia cardíaca (FV) en reposo. Muchos aficionados desconocen cómo actúa la variabilidad de la frecuencia cardíaca y para qué sirve, así que empecemos la casa por los pilares.

En este artículo, de la mano de Marco Altini, fundador de HRV4Training, la primera aplicación validada capaz de medir la frecuencia cardíaca y variabilidad de la frecuencia cardíaca de forma fiable, sin necesidad de ningún sensor, vamos a explicar las diferencias entre ambos términos.

¿Por qué son importantes?

Para empezar, Altini pone de por medio algo de contexto explicando la importancia de estos términos. Tanto la FC como la VFC tienen diferentes aplicaciones y pueden medirse en diferentes condiciones. 

mejor banda de frecuencia cardíaca barata
Foto: Envato Elements

El interés en el mundo del deporte en los datos que nos brindan estas variables nace de la posibilidad de "determinar el nivel de estrés fisiológico crónico, que se deriva de la combinación de fuertes factores estresantes agudos (p. ej., un entrenamiento intenso, viajes intercontinentales) y estresores crónicos duraderos (p. ej., preocupaciones relacionadas con el trabajo, etc.)", explica Altini.

Cuando medimos el impacto de varios de estos factores en nuestra fisiología en reposo (FC y VFC), "podemos hacer ajustes significativos que pueden conducir a una mejor salud y rendimiento".

En este contexto, Altini explica que las únicas mediciones válidas son las mediciones matutinas y las mediciones nocturnas. En el caso de las llevadas a cabo "durante el ejercicio o muestreados aleatoriamente durante la noche o el día, siguen siendo representativos de la actividad autónoma (aclararé esto en un minuto), pero tienen poca interpretación".

Frecuencia cardíaca y variabilidad: ¿qué son?

La frecuencia cardíaca (FC) se refiere a la cantidad de latidos del corazón durante un período de tiempo, generalmente un minuto. Mientras que la variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC) es un término que hace referencia a la variabilidad entre latidos del corazón. Es decir, aunque contemos 60 latidos en un minuto, estos no suceden exactamente cada segundo.

La parte que nos interesa aquí es que, tanto el número de latidos, como las variaciones de tiempo entre latidos consecutivos, "son modulados por el sistema nervioso autónomo en respuesta al estrés", apunta este Doctorado en Ciencia de Datos.

javier gómez noya pulsómetro pulsómetros
Foto: Polar

¿Qué significa esto? Que el sistema nervioso autónomo influye en el ritmo cardíaco. Pero, ¿qué es el sistema nervioso autónomo? Es la parte de nuestro sistema nervioso que controla y regula muchas funciones del cuerpo, desde los latidos del corazón hasta la respiración.

En este sentido, "FC y VFC pueden capturar indirectamente cambios en la actividad autónoma de forma no invasiva". Dicho de otra forma, "los cambios en la FC y la VFC están estrechamente relacionados con varios factores estresantes".

Un poco de fisiología: sistemas simpático y parasimpático

Bien, volvamos un poco más atrás, a la base de todo esto. Para empezar, debemos saber que el corazón cuenta con un marcapasos natural: hay un punto llamado nódulo sinoauricular que genera impulsos eléctricos que producen contracciones, lo que resulta en latidos del corazón. 

Marco Altini explica que, si de este marcapasos dependiera, "nuestro corazón latiría aproximadamente a 100 latidos por minuto".

Sin embargo, además de este mecanismo, el corazón recibe impulsos estímulos nerviosos del sistema nervioso autónomo. Este, a su vez, tiene dos ramas: los sistemas nerviosos simpático y parasimpático.

Para profundizar un poco más: "el sistema nervioso simpático es responsable de estimular la respuesta de lucha o huida del cuerpo (cuando necesitamos acción, lo que resulta en un aumento de la frecuencia cardíaca y una VFC reducida), mientras que el sistema nervioso parasimpático es el principal responsable del descanso del cuerpo (resultando en una FC reducida y una VFC aumentada)", disecciona Aldini.

Ahora bien, recordemos nuestro fin es "medir la fisiología en reposo", donde predomina el sistema parasimpático. Por tanto, más que algún tipo de media entre las dos ramas, "lo que medimos cuantificamos es casi en su totalidad actividad parasimpática".

En la población general, cualquier dato sobre las 60 o 70 pulsaciones por minuto se considera normal. Si eres deportista asiduo, tu FC probablemente esté en los 40 o 50, mientras que si eres un atleta bastante decente, puede bajar a los 30. 

"Esto ya nos dice que en reposo predomina la actividad parasimpáticaya que la FC está muy reducida con respecto a la tasa intrínseca de disparo del nódulo sinoauricular", recordar, los 100 ppm.

Recapitulemos

El mundo de la variabilidad de la frecuencia cardiaca es bastante amplio como para poder desarrollarlo todo en un artículo, así que recapitulemos y tratemos de concretar lo explicado anteriormente.

Como apunta Marco Altini, ​"el ritmo cardíaco está influenciado por una serie de procesos que van desde el cerebro al corazón a través del sistema nervioso autónomo".

"Estos procesos reflejan el nivel de estrés en el cuerpo". La VFC y los efectos que producen en ella la libración de sustancias químicas como la acetilcolina, que tiene "un efecto casi inmediato sobre la FC, retrasando instantáneamente el siguiente latido cardíaco", permite a la VFC capturar la actividad parasimpática en reposo y, por lo tanto, el estrés fisiológico.

Para concluir:

  • El ritmo cardíaco (tanto FC como VFC) está influenciado por el sistema nervioso autónomo en respuesta al estrés.
  • En reposo, predomina la actividad parasimpática, lo que se traduce en una FC más baja y una HRV aumentada, con respecto a la frecuencia de activación intrínseca del corazón.
  • Debido al momento de la actividad parasimpática (que es rápida y está acoplada a la respiración), el análisis de la VFC captura información que no está presente solo en la FC promedio, destacando una diferencia importante a nivel fisiológico.

ARTÍCULOS RELACIONADOS